Archivos en la Categoría: Argentina

El Gobierno lanzó un plan para triplicar el monto de las exportaciones

Fuente: La Nación 

El objetivo es llegar a US$193.100 millones y cuadruplicar la cantidad de firmas exportadoras en 2030; los empresarios destacan la iniciativa, pero se quejan de las retenciones

Con un mercado interno golpeado y un tipo de cambio más competitivo, el Gobierno busca incentivar a las empresas para que salgan al mundo con sus productos. Con ese objetivo se hizo ayer el Foro Argentina Exporta, donde se presentó el Plan de Desarrollo Exportador, por el cual se busca triplicar el monto de las exportaciones anuales hasta US$193.100 millones y cuadruplicar el número de las empresas exportadoras en 2030 para que lleguen a 40.000.

La idea de contar con un plan exportador fue celebrada por los empresarios presentes como una medida de mediano plazo, pero insistieron sobre la coyuntura. Básicamente, sobre el impacto negativo de las retenciones y la baja de reintegros a las exportaciones y la suba de la tasa de estadística para importar.

“Para eso estamos acá. Para alentar a las pymes y que sepan que tienen muchas herramientas a disposición para crecer. Los invito a emprender y a hacer de la exportación una parte esencial del negocio. Este es el momento para desplegar todo nuestro talento”, afirmó el presidente Mauricio Macri al inicio del evento, y dijo que esto no va en desmedro del mercado interno.

“Hay que seguir dando la batalla de la economía, terminar con la inflación y desarrollar el financiamiento”, agregó, y señaló que durante su gobierno se abrieron 170 mercados nuevos en el exterior. “La Argentina es mucho más que alimentos, es conocimiento, servicios, y todo eso es exportable”, completó.

Por su parte, el ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica , hizo hincapié en iniciativas como la Ventanilla Única de Comercio Exterior, que hará que, para noviembre, el 90% de los trámites sean digitales, y la herramienta Exportá Simple, a través de la cual 450 emprendimientos pudieron vender al exterior.

Consultado por LA NACION, el director ejecutivo y economista jefe de la Unión Industrial Argentina (UIA), Diego Coatz, consideró que es fundamental contar con un plan de exportaciones, pero también están los temas de agenda. “Hay un trabajo a mediano plazo que tiene que ver con la tecnología, la logística y las negociaciones internacionales, que es importante, y después está la coyuntura”, explicó, y reiteró que los cambios en las retenciones y los reintegros penalizan la producción con agregado de valor.

También apuntó contra el aumento de la tasa de estadística que rige sobre las importaciones. “Si bien se corrigió lo de las importaciones temporarias, los límites son muy altos y eso hace aumentar los insumos, con lo cual tiene un sesgo antiexportador. Es una tasa con fines recaudatorios”, describió.

Durante una conferencia de prensa, Sica dijo que el Gobierno no prevé cambios en estas medidas. “Las retenciones y los reintegros son medidas producto de la crisis, pero mantenemos estrictamente que en diciembre de 2020 se terminan las retenciones”, aseguró.

Esa es también la expectativa del sector de exportación de servicios, de acuerdo con el titular de Argencon, Luis Galeazzi. Según él, los beneficios impositivos de la ley de economía del conocimiento, aprobada el miércoles en el Senado, no llegan a compensar los $4 por dólar exportado de retenciones, por lo que aspiran a que quien esté en el gobierno las saque el año próximo, como fue prometido.

“La mejor noticia será que el gobierno que venga no los prorrogue. Los beneficios de la ley no compensan el costo que hay que pagar por exportar. Todavía estamos abajo. Pero creo que es de esperar que no mantengan las retenciones por lo que vienen diciendo de ampliar exportaciones y los ingresos genuinos de divisas. Macri dijo que era el peor impuesto, pero que lo hacía porque estaba obligado. Creo que la lógica se va a terminar imponiendo”, consideró.

La marcha de la economía

Por otro lado, Sica se mostró optimista acerca de cómo están reaccionando distintas variables de la economía. Según él, las paritarias se están desarrollando con “total normalidad” y están cerrando en torno al 28% con cláusulas de revisión de inflación, y estos nuevos salarios ocasionarán una mejora en el consumo.

En cuanto a la inflación, dijo que se estaría desacelerando. “Hemos tenido una menor inflación en abril y estamos esperando ver cómo cierra mayo, pero las expectativas del mercado son de una baja”. Sobre el nivel de la actividad, dijo que los meses de enero y febrero fueron mejores, mientras que en marzo afectó la volatilidad del dólar y en abril y mayo ha habido una recuperación.

En febrero, el país logró superávit comercial por sexto mes seguido

LA NACIÓN

Por sexto mes consecutivo, en febrero el valor total de las exportaciones del país superaron al de las importaciones. El superávit resultante de US$460 millones se logró, sin embargo, no por un aumento significativo de las ventas al exterior -que crecieron solo 3,7%-, sino por un derrumbe interanual de las compras internacionales, que cayeron en el mes 22,9%, producto de la devaluación y de la contracción de la actividad económica.

En concreto, la Argentina exportó en febrero bienes y servicios por US$4464 millones -superior a los US$4304 millones del año pasado- e importó por un valor total de US$4004 millones, mucho menor que los US$ 5196 millones del mismo mes de 2017, que en ese entonces había provocado un déficit de US$892 millones.

La caída en el nivel de las compras externas se debió en mayor medida a una caída de las cantidades compradas (-21,9%), ya que el precio apenas disminuyó (-1,3% interanual). En el desagregado, las importaciones registraron una disminución en la mayoría de los rubros, donde se destaca como el de mayor contribución los bienes intermedios, que se redujeron 9,8% interanual y representan el 34% de las importaciones argentinas. “Esto se debe a que caen las importaciones de insumos textiles y de calzado, en línea con la menor fabricación local y la baja en el consumo. Esta dinámica se espera que se mantenga a lo largo de todo el año”, indicaron en la consultora Abeceb al analizar el informe del Indec.

“Por otro lado, continúan disminuyendo las compras de vehículos automotores (-46,5%), bienes de capital (-32,6%) y bienes de consumo (-28,8%), rubros que en su conjunto concentran el 37,4% de las importaciones totales. Entre los principales orígenes de importaciones, cayeron las de China (-33,9%) y las de Brasil (-37,4%), mientras que aumentaron las de Estados Unidos (4,1%)”, agregaron.

Las exportaciones, en tanto, crecieron impulsadas por las ventas externas de productos manufacturados de origen industrial (5,5%), manufacturas de origen agropecuario (4,1%) y de combustibles y productos energéticos (3%).

Proyecciones

“Para 2019 esperamos que la balanza comercial vuelva a arrojar superávit, que proyectamos en US$11.000 millones. De ser así, sería el mejor saldo desde 2010”, señaló un informe de la consultora LCG.

“La mejora vendrá, sobre todo, del lado de las exportaciones, que estimamos rondarán los US$71.600 millones -US$9000 millones más que en 2018- y alcanzarán el valor más alto desde 2014. El crecimiento estará asociado a la mejora de la cosecha y también ayudará la ganancia de competitividad tras la devaluación. Por el lado de las importaciones, golpeadas sobre todo por la debilidad de la demanda, la caída también ayudará a mejorar el resultado del intercambio. En total, esperamos un retroceso cercano al 7,5%, por lo que alcanzarían los US$60.500 millones”, agregaron.

Las perspectivas en Abeceb son que “el ajuste externo continúe durante 2019, debido a una demanda interna que seguirá volando bajo, los efectos retardados de un peso más débil y una creciente producción agrícola y de combustibles”. “En la medida que la economía vaya recuperándose en el margen, la importación dejará de caer al ritmo que lo viene haciendo en los últimos meses. Si las exportaciones aumentan un 12,8% en 2019 y las importaciones caen 6,3% en promedio, la balanza comercial arrojaría un saldo superavitario de US$8160 millones versus el déficit de US$3882 millones en 2018 y el de US$8309 millones en 2017”, concluyeron.

 

Argentina resalta vocación de apertura comercial del Mercosur

 

Spanish.xinhuanet.com   2019-03-13 09:52:45  

BUENOS AIRES, 12 mar (Xinhua) — El Gobierno argentino resaltó hoy la “vocación de apertura” comercial del Mercado Común del Sur (Mercosur, Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay), bloque que realizará su próxima cumbre de presidentes en la ciudad argentina de Santa Fe, 530 kilómetros al norte de Buenos Aires.

El ministro de Relaciones Exteriores y Culto de Argentina, Jorge Faurie, formalizó hoy el anuncio de la ciudad de Santa Fe como sede de la próxima cumbre de jefes de Estado del Mercosur, a realizarse en julio de 2019.

Durante el acto de presentación que se realizó en el Palacio San Martín, Faurie afirmó que “Santa Fe tiene enormes oportunidades y un gran potencial, además de un desarrollo industrial que es muy importante dentro del Mercosur”.

El funcionario precisó que Argentina ejerce en el primer semestre de 2019 la Presidencia pro tempore del bloque “en un contexto de desafíos, pero también de oportunidades, que siempre debe articularse con la búsqueda permanente de resultados concretos para nuestros ciudadanos”.

En ese sentido, puso de relieve “la dinámica vocación de apertura que el bloque ganó a partir de 2016, impulsando la negociación de acuerdos comerciales, como los que se negocian hoy con la Unión Europea, pero también con Canadá, los países del EFTA (Suiza, Noruega, Islandia y Liechstestein) y Singapur”, y recordó que se ha “abierto la negociación con (la Rebública de) Corea y queremos hacerlo con Japón”.

El jefe de la diplomacia argentina sostuvo que “es imperiosa la necesidad de darle mayor dinamismo al Mercosur” y que “el trabajo por la inserción en el mundo junto a nuestros socios debe tener por norte el desarrollo económico y social. Es lo que nuestros pueblos nos están pidiendo”, enfatizó.

“El Mercosur ha sido y sigue siendo clave en la consolidación de la región como generadora de desarrollo y oportunidades de negocios y empleo para sus habitantes: Santa Fe será un paso más en este sentido”, subrayó Faurie.

En la reunión a realizarse en julio Argentina traspasará la presidencia rotativa del bloque a Brasil.

 

 

 

 

 

Cumbre de Mercosur se hará en Argentina

BUENOS AIRES, ARGENTINA.- La ciudad argentina de Santa Fe (nordeste) acogerá a mediados de este año la próxima cumbre semestral de los jefes de Estado de los países que integran el Mercado Común del Sur (Mercosur), al ser el Gobierno de Mauricio Macri el que ostenta actualmente la presidencia temporal del grupo.

Según informó ayer el Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto de Argentina, el canciller, Jorge Faurie, se reunió con el intendente de Santa Fe, José Corral, y le confirmó que esa es la ciudad elegida para la 54 Cumbre de Presidentes, de la que todavía no se dio fecha concreta. Fuente: EL DÍA

Presidentes de Uruguay y Argentina expresan deseo de reimpulsar integración regional

MONTEVIDEO, 13 feb (Xinhua) — Los presidentes de Uruguay, Tabaré Vázquez, y de Argentina, Mauricio Macri, expresaron hoy miércoles, tras reunirse en el departamento uruguayo de Colonia (oeste), su deseo de reimpulsar la integración regional.

Durante la reunión, celebrada en el establecimiento presidencial Aarón de Anchorena, ambos mandatarios evaluaron la situación del Mercado Común del Sur (Mercosur), según la declaración conjunta emitida despúes de la reunión.

Vázquez y Macri “acordaron, por la importancia que tiene, reimpulsar este proceso de integración regional y su modernización respecto a perspectivas y modalidades para llevar adelante tratados comerciales con países extrarregión o con otros bloques regionales”, dijo la declaración.

Además, acordaron “seguir manteniendo reuniones periódicas presidenciales o entre los equipos de las presidencias para ir evaluando la marcha de los temas anteriormente planteados”, añadió.

“Finalmente, remarcaron las excelentes relaciones que mantienen ambos pueblos y ambos gobiernos en las dos márgenes del Río de la Plata”, según la declaración.

Asimismo, los dos mandatarios “analizaron la situación política y social en la República Bolivariana de Venezuela”.

“Ambos países llaman a encontrar una solución democrática con elecciones libres, creíbles y con controles internacionales confiables”, afirmó la declaración. Fin Foto de fuente externa

 

La Argentina y Japón: una relación de más de cien años

Se cumplen 120 años de vínculo diplomático con la nación nipona; se busca afianzar el comercio, aprovechando la complementariedad de ambas economías

LA NACIÓN

La Argentina representa tan solo el 3% del comercio que el país asiático genera con América Latina Crédito: Shutterstock

Este año se cumplen 120 años de la firma del Tratado de Amistad, Comercio y Navegación entre la Argentina y el Japón . Aquel documento, rubricado en Washington en el año 1898, fundó las bases de la relación entre ambos países, siendo para nuestro país uno de los primeros acercamientos con el sudeste asiático, territorio ubicado geográfica y culturalmente en las antípodas de nuestra nación.

ADEMÁS

Por aquellos años, la Argentina ocupaba un lugar de preferencia entre las economías más importantes del planeta, mientras que el imperio de Japón se encontraba en pleno proceso de transformación, tras casi tres siglos de aislamiento de toda influencia extranjera.

Pocos años después, el desencadenamiento de la guerra ruso-japonesa y la cesión que nuestro país hizo de dos acorazados a Japón, producto de las diferentes alianzas que comenzaban a formarse y que años más tarde desatarían la Primera Guerra Mundial, fomentó una rápida instalación de representaciones diplomáticas en ambas puntas y el mantenimiento de una relación que históricamente ha perdurado en buenos términos, a excepción del período entre 1944 y 1952, cuando las relaciones entre ambos países se vieron interrumpidas como consecuencia de la Segunda Guerra Mundial.

Escaso intercambio comercial

El intercambio comercial durante las primeras décadas del siglo pasado se mantuvo con cierta estabilidad dentro de los parámetros tradicionales de nuestra economía, es decir, exportando materias primas o productos con escasa elaboración, como lanas, extracto de quebracho, caseína, cueros, trigo y maíz, e importando productos con mayor grado de industrialización como tejidos de algodón, hilados de seda, productos químicos y farmacéuticos, material eléctrico y calzados. Este flujo constante que, si bien era uno de los más importantes que Japón mantenía con países de nuestra región, nunca llegó a ser relevante, teniendo en cuenta la potencialidad para ambos mercados.

La corriente migratoria de japoneses a nuestro territorio, producida en mayor medida entre 1920 y 1960, merece un trato aparte. Con una cifra cercana a las 50.000 personas, la Argentina es el tercer país de América Latina con mayor número de japoneses y descendientes, después de Brasil y Perú.

Finalizada la Segunda Guerra Mundial, la relación política y comercial volvió a restablecerse retomando el nivel de actividades anterior. Pese a esta correcta relación diplomática y a la transformación económica que se produjo en el Japón de posguerra, el nivel de comercio e inversiones ha sido siempre limitado, siendo la Argentina y Japón economías perfectamente complementarias en la actualidad.

Al analizar la actividad económica que nuestro país tiene con el grupo de naciones más desarrollas (G-7+China), el comercio bilateral con Japón durante 2017 ha sido uno de los más bajos, siendo Japón actualmente el cuarto país con mayor volumen de comercio internacional, de acuerdo con las estadísticas más recientes del Banco Mundial.

Incluso si se analiza el comercio internacional de Japón en un plano regional, se constata el escaso nivel de operaciones entre ambas naciones también a esta escala, evidenciando que la Argentina representa tan solo el 3% del comercio que el país asiático genera con América Latina, muy por detrás de México y Brasil, e incluso de Chile y Perú.

Economías complementarias

En la mayoría de los aspectos en los que se puede evaluar la actualidad socioeconómica del país y Japón se puede evidenciar la complementariedad de sus economías. Japón está en la cima de casi todos los indicadores relacionados al desempeño económico y social, mientras que nuestro país se vuelve competitivo sobre todo en el desarrollo de materias primas y recursos agropecuarios.

Esta situación sin duda debería simplificar la concreción de alianzas para aumentar el volumen del comercio bilateral y la inversión para la explotación de recursos.

Ejemplos concretos donde la Argentina podría rápidamente aumentar el comercio con Japón son los agronegocios más tradicionales, como maíz, soja, harina de soja y trigo, donde nuestro país se ubica como uno de los principales exponentes de exportación y Japón como uno de los mercados más demandantes, adquiriéndolos principalmente a Estados Unidos, Canadá, Brasil y China.

Otros mercados que podrían elevar la balanza comercial son la pesca, siendo la Argentina uno de los 10 principales exportadores de pescados y mariscos, alcanzando en 2016 más de US$1000 millones en exportación de estos últimos, mientras que Japón importó en el mismo período más de US$2400 millones, convirtiéndose en el segundo importador mundial.

La industria vitivinícola también podría verse beneficiada de un aumento en el intercambio bilateral con Japón, y prueba de ello es el mercado chileno, que actualmente es uno de los tres principales exportadores de vino hacia Japón, mercado que reportó US$1500 millones en importaciones durante 2016.

Profundización de la relación e inversiones

Recientemente, en el marco del cierre del G-20 realizado en Buenos Aires, el presidenteMauricio Macri y el primer ministro japonés, Shinzo Abe, se reunieron para celebrar a su vez los 120 años de relación diplomática, firmando un Acuerdo Conjunto para la Promoción y la Protección de Inversiones, elevando así la relación a la de “socios estratégicos”.

En lo que se refiere a inversiones en nuestro país, firmas japonesas planean invertir entre US$6000 y US$9000 millones en los próximos tres años, especialmente en energía, minería, infraestructura, industria y agronegocios, cifra muy superior a los números actuales que indican una inversión directa del país asiático en valores que oscilan los US$100 millones anuales, lo que representa alrededor de 30 veces menos inversión de la que recibe Brasil, de acuerdo con datos provistos por la embajada japonesa. FUENTE: TEXTO Y FOTO DE FUENTE EXTERNA

« Entradas Anteriores