Citan logros de modelo económico implementa RD

Aunque aún queda mucho camino por recorrer hasta alcanzar el desarrollo pleno, los logros que se han obtenido con el modelo económico que se aplica en el país han sido notables y apuntan en la dirección correcta, afirma un trabajo publicado en la Página Abierta de la web del Banco Central, elaborado por el Departamento de Programación Monetaria y Estudios Económicos.

El trabajo, titulado “Modelo Económico Dominicano: ¿Cambio o Ajustes?”, cita como parte de los logros que la pobreza general en República Dominicana, que había ascendido a 49.5% en 2004 con la crisis bancaria, se redujo a 25.5% en 2017, según el Boletín de Estadísticas Oficiales de Pobreza Monetaria que se publica en la página web del Ministerio de Economía, Planificación y Desarrollo.

Agrega que la caída de la pobreza extrema es aún más dramática durante ese periodo, reduciéndose de 15.4% en 2004 al final de la crisis a 3.8% en 2017.

En el caso de los indicadores de seguridad alimentaria y nutricional, la subalimentación en el país pasó de 24.4% en el periodo 2004-2006 a 13.5% en el periodo 2014-2016, según el Panorama de la Seguridad Alimentaria y Nutricional 2017 de las Naciones Unidas, una cifra que el trabajo considera que aún puede ser mejorada.

Por otro lado, el estudio cita que, según el Banco Mundial, la esperanza de vida promedio en República Dominicana ha aumentado de 67.9 en 1990 a 73.9 años en 2016.

En adición a estas variables sociales, el trabajo resalta que se han visto mejorías en indicadores de desarrollo y de desigualdad y señala que el Índice de Desarrollo Humano para RD, calculado por las Naciones Unidas, mejoró de 0.629 en 1995 a 0.736 en 2017.

“Este índice se construye combinando variables como el PIB per cápita, la esperanza de vida al nacer y los indicadores de educación”, explica.

En referencia a la desigualdad, el índice de Gini de igualdad salarial mejoró de 0.439 en 1991 a 0.406 en 2015, es decir, que se ha reducido la concentración de los salarios alcanzando un mayor equilibrio entre todos los ciudadanos.

“Todo lo anterior permite concluir que el llamado modelo económico dominicano además de generar crecimiento del producto, ha contribuido a mejorar los indicadores sociales relacionados con el bienestar económico”, observa el trabajo.

No obstante, afirma que a pesar de estos avances, producto de políticas de atención social y redistribución del ingreso más activas, se hace necesario intensificar el diseño y la ejecución de políticas sociales que brinden igualdad de oportunidades a los sectores que se encuentran en la base de la pirámide socioeconómica.

“Entonces ¿sería pertinente cambiar lo que se conoce como modelo económico dominicano?”, se pregunta.

La respuesta es que las evidencias presentadas sugieren que en República Dominicana la estrategia de desarrollo pro-mercado y orientada hacia afuera ha sido la que ha alcanzado los mayores éxitos.

Explica que una de las bondades del esquema implementado ha sido su capacidad de resiliencia que le ha permitido superar los retos de una crisis financiera interna y otra internacional. Su rápida recuperación post-crisis, manteniendo una tasa de crecimiento económico por encima del promedio de la región latinoamericana, con control de la inflación y estabilidad relativa de la tasa de cambio, ha merecido el reconocimiento de organismos internacionales.

Plantea que el conjunto de políticas que componen el llamado modelo económico dominicano que prioriza el mercado y que mira hacia afuera, implementado desde la década de los noventa, ha tenido logros notables y no debe ser cambiado, como plantean economistas, analistas y distintas figuras vinculadas a los sectores político y empresarial.

No obstante, como toda estrategia de desarrollo el llamado modelo económico dominicano necesita ajustes, requiere de la aplicación de políticas complementarias que mejoren las condiciones de vida de la población más vulnerable.

Señala que es oportuno recordar las palabras del gobernador Valdez Albizu en la ciudad de Santiago en las que afirmó estar convencido de que el llamado modelo económico dominicano no es excluyente y no necesita ser sustituido.

En ese sentido, planteó que lo que se requiere en el país es impulsar y ejecutar acciones para reorientar, ampliar, diversificar y mejorar las políticas económicas existentes. En las últimas semanas, distintos medios de comunicación han reseñado la opinión de economistas, analistas y distintas figuras vinculadas a los sectores político y empresarial refiriéndose a la necesidad de cambiar “el modelo económico dominicano”.

Un punto común en estas opiniones es que existe un convencimiento generalizado de que el cambio propuesto sería la “panacea” que permitiría resolver los grandes retos para lograr un crecimiento inclusivo de nuestra economía y alcanzar estados más altos de desarrollo.

El BC explica que el concepto “modelo” de uso cotidiano se refiere al conjunto de políticas económicas que implementa un país en el contexto de un sistema económico dado, es decir, con su estrategia de desarrollo. Cuando se dice cambiar el modelo económico se refiere a cambiar este conjunto de políticas que conforman la estrategia económica. Tomado de fuente externa

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close