Cepal: República Dominicana crece 6,3%

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) presentó este jueves su informe en Chile

img_5525_675paraweb

 

DIARIO LIBRE

El organismo anticipó que en 2019 continuará el dinamismo en la generación de empleo en República Dominicana.

República Dominicana cerrará el 2018 con un crecimiento del 6,3 % de su PIB, gracias al robusto crecimiento de la economía de los Estados Unidos, principal socio comercial del país caribeño, afirmó hoy la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) en un balance regional.

También incidirá en este significativo indicador (en 2017 alcanzó un 4,6 %) el resultado del estímulo monetario instrumentado a mediados de 2017 y su mayor fuente de remesas y turistas.

Asimismo, se estima que el déficit del sector público no financiero se situará en torno a un 2,8 % del producto interno bruto (PIB) a finales de 2018 (frente a un 3,2 % en 2017), debido al aumento de la recaudación impulsado por mejoras en la administración tributaria y una desaceleración notable del crecimiento de los gastos.

Además, la inflación se situará entre el 3,5 % y el 4 % al final de 2018, en comparación con un 4,2 % en 2017, y se mantendrá dentro del rango meta del banco central situado entre el 3 % y el 5 %).

El balance de la Cepal indica que la tasa abierta de desempleo se ubicó en el 5,5 % al cierre del tercer trimestre de 2018, es decir, 0,4 puntos porcentuales por debajo de la registrada en el mismo período de 2017.

El organismo anticipó que en 2019 continuará el dinamismo en la generación de empleo en República Dominicana, gracias al crecimiento de sectores productivos como la construcción.

Las reservas internacionales ascendieron a 6.985 millones de dólares a finales de octubre de 2018, con un incremento de 1.158 millones de dólares en comparación con 2017, una subida impulsada por los ingresos provenientes de las remesas familiares, el turismo y las zonas francas.

Al finalizar el tercer trimestre, los sectores más dinámicos fueron la construcción (10,9 %) y las zonas francas (12,0 %).

Asimismo, el sector de los servicios, el de mayor peso en la economía dominicana, creció un 5,7%.

La única excepción fue el sector de la minería, que se contrajo un 2,1 % debido a la necesidad de realizar paros temporales para reparar los equipos.

Como reflejo del estímulo monetario implementado en 2017, el crecimiento del consumo privado alcanzó un 5,4 % en el primer semestre de 2018, frente a un 4,6 % en la primera mitad de 2017.

Para el 2019, la Cepal estimó un crecimiento del 5,7 %, inferior al del 2018, pero más acorde con el potencial de la economía a largo plazo, estimado en un 5,0 % anual.

El menor crecimiento se deberá al ajuste en la postura de la política monetaria, así como a una disminución del dinamismo del sector externo.

En este sentido, Estados Unidos seguirán siendo un factor clave en el desempeño del sector de los servicios y en el flujo de remesas.

De acuerdo con el mismo reporte, la economía de América Latina y el Caribe cerrará 2018 con un crecimiento del 1,2 % en el contexto de un “escenario mundial complejo”, que promete mayores y más diversas incertidumbres en 2019.

RD y Panamá: los que más crecerán en 2019

calle-el-conde_11041376_20181220201836

La Cepal dice que el mayor riesgo para el desempeño económico regional es un deterioro abrupto de las condiciones financieras para las economías emergentes

La proyección de crecimiento económico para América Latina y el Caribe en 2019 es de 1.7 %

El año 2019 se vislumbra como un período en el que lejos de disminuir, las incertidumbres económicas mundiales serán mayores y provenientes de distintos frentes. Esto repercutirá en el crecimiento de las economías de América Latina y el Caribe las que, en promedio, se expandirían 1,7% según nuevas proyecciones entregadas hoy por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

20181220-14958966w

El organismo regional de las Naciones Unidas dio a conocer su último informe económico del año, el Balance Preliminar de las Economías de América Latina y el Caribe 2018, en una conferencia de prensa encabezada por su Secretaria Ejecutiva, Alicia Bárcena, en Santiago de Chile.

Según el documento, los países de América Latina y el Caribe enfrentarán un escenario económico mundial complejo en los próximos años, en el cual se espera una reducción de la dinámica del crecimiento, tanto de los países desarrollados como de las economías emergentes, acompañada por un aumento en la volatilidad de los mercados financieros internacionales. A esto se suma el debilitamiento estructural del comercio internacional, agravado por las tensiones comerciales entre los Estados Unidos y China.

La proyección de crecimiento económico para América Latina y el Caribe en 2019 es de 1,7%, levemente inferior a la informada por la CEPAL en octubre pasado (1,8%), mientras que la estimación para el presente año (2018) también fue reducida ligeramente a 1,2% (desde el 1,3% señalado en octubre).

f4ee568a-palacio-nacional-640x350

El mayor riesgo para el desempeño económico de la región de cara al 2019 sigue siendo un deterioro abrupto de las condiciones financieras para las economías emergentes, agrega el reporte. Durante 2018, los mercados emergentes, incluyendo América Latina, evidenciaron una importante reducción en los flujos de financiamiento externo, a la vez que aumentaron los niveles de riesgo soberano y se depreciaron sus monedas en relación al dólar. El texto señala que no pueden ser descartados nuevos episodios de deterioro en las condiciones financieras futuras, y que las consecuencias sobre los países dependerán de cuán expuestos se encuentren en términos de sus necesidades y perfiles de financiamiento externo.

“Se requiere de políticas públicas para fortalecer las fuentes de crecimiento y hacer frente al panorama de incertidumbre a nivel global”, señaló Alicia Bárcena. “Es necesario fortalecer el papel activo de la política fiscal de la región en materia de ingresos y gasto. En este sentido es fundamental reducir la elusión y evasión fiscal y los flujos financieros ilícitos. Conjuntamente, hay que fortalecer los impuestos directos y también los impuestos de tipo saludables y verdes. Por el lado de los gastos, para estabilizar y dinamizar el crecimiento es necesario reorientar la inversión pública a proyectos con impacto en el desarrollo sostenible, con énfasis en las asociaciones público-privadas y en la reconversión productiva, nuevas tecnologías y la inversión verde. Todo esto resguardando el gasto social, sobre todo en períodos de desaceleración económica de forma que este no se vea afectado por ajustes”, agregó la alta funcionaria de la ONU. Bárcena advirtió además que se deben cuidar los perfiles de deuda pública ante la incertidumbre que podría aumentar su costo y niveles.

Al igual que en años anteriores, en su Balance Preliminar de las Economías de América Latina y el Caribe la CEPAL proyecta una dinámica de crecimiento con intensidades distintas entre países y subregiones, y que responde no solo a los impactos diferenciados del contexto internacional en cada economía, sino también a la dinámica de los componentes del gasto —principalmente el consumo y la inversión— que ha venido siguiendo patrones distintos en las economías del norte y en las del sur.

De esta forma se prevé que América Central (excluido México) crezca 3,3% en 2019, América del Sur 1,4% y el Caribe 2,1%. A nivel de países, la isla caribeña de Dominica encabezaría el crecimiento regional, con una expansión de 9,0%, seguida por República Dominicana (5,7%), Panamá (5,6%), Antigua y Barbuda (4,7%) y Guyana (4,6%). En el otro extremo, Venezuela sufriría una contracción de su economía de -10,0%, Nicaragua de -2,0% y Argentina de -1,8%. Las mayores economías de la región, Brasil y México, crecerían 2,0% y 2,1%, respectivamente.

En su balance del presente año 2018, el informe de la CEPAL indica que el crecimiento económico estuvo liderado por la demanda interna. La inversión fija mostró una dinámica de recuperación, a la vez que el consumo privado se mantuvo como principal fuente del crecimiento, no obstante que desde el segundo trimestre de 2018 se observa una moderación de sus tasas de crecimiento.

En materia de política fiscal, en 2018 se profundizó la consolidación y el proceso de ajuste fiscal llevó a una reducción del déficit primario (del 0,7% del PIB en 2017 al 0,6% del PIB en 2018), aunque acompañado de un pequeño aumento de la deuda pública. Fuente: Diario Libre

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close