Los coches de España, en el blanco de los aranceles de Trump

EL MUNDO-ESPAÑA

Quien piense que las aburridísimas e incomprensibles cumbres internacionales no sirven para nada, que se lo haga mirar. O, más bien, que vaya a Almussafes, en Valencia, y a Vitoria, y se lo explique allí. Porque la cumbre del G-20 que hoy concluye en Buenos Aires puede tener repercusiones serias en esas dos ciudades.Aunque, en realidad, Almussafes y Vitoria son los blancos más evidentes. La guerra comercial que puede empezar en mayo entre EEUU y la UE por el comercio de automóviles, y que sin duda será discutida en Buenos Aires por Merkel y Trump – dos políticos que, por decirlo suavemente, no se entienden bien – podría llegar a muchos otros puntos de la geografía española. Prácticamente a cualquier sitio donde se haga una pieza que vaya a ser colocada en un automóvil.La cuestión es simple. El 12 de noviembre, Trump se reunió con sus asesores en política comercial, que tienen una enorme influencia en su Gobierno, para evaluar una investigación iniciada en mayo sobre la importación de automóviles en EEUU. La investigación tiene un toque rocambolesco, porque se realiza bajo la Sección 232 de la Ley de Expansión del Comercio de 1962, que establece la posibilidad de imponer aranceles a la importación de productos que afectan a la seguridad nacional de EEUU. Pensar que el Ford Connect de Almussafes es una amenaza para la seguridad nacional estadounidense indica el carácter marxista (de Groucho Marx) de la política comercial estadounidense. Pero así son las cosas.Aunque la reunión no fue pública, todo indica que el Departamento de Comercio propondrá en febrero imponer aranceles. Trump tendrá entonces hasta mayo para adoptar una decisión. Y una vez que esto suceda, habrá dos semanas de plazo hasta que ésta se aplique. Así que estamos hablando de junio. Suena muy lejos, pero está a la vuelta de la esquina. Sobre todo, para los más de 150.000 puestos de trabajo del sector del motor en España. La retórica de la Casa Blanca es que en junio los Ford Connect de Almussafes pasen de pagar un arancel del 2% al 25% cuando entren en EEUU. Aunque no solo estamos hablando de coches… también de componentes. Eso afecta a Almussafes por otro lado, ya que allí se fabrican motores Ecoboost de cuatro cilindros para EEUU. Y a la planta de Daimler en Vitoria, que hace piezas para la fábrica de esa empresa en Charleston, en Carolina del Sur. Al ser componentes, sus aranceles son mínimos, de alrededor del 2%.Así que, si Washington sube al 25% los aranceles a los coches y también a los componentes, Almussafes y Vitoria pueden salir mal paradas. El problema es mayor, porque el impacto podría extenderse a toda España. Me explico: aunque la exportación de coches españoles a EEUU es mínima (solo el 1,6% de la producción total, según la patronal del sector, Anfac), todo el sector está interconectado. Y lo que afecta a un país da, de rebote, a los demás. La mitad de las piezas de los coches que fabrica España vienen de países de la UE, según la consultora estadounidense Stratfor. Si los alemanes llevan sus fábricas de componentes a EEUU para esquivar los aranceles de Trump, aumentarán los costes de importación de los componentes con los que se hacen los coches en España. La voluntad política del Gobierno de Trump para llegar a un acuerdo parece nula. Así lo insinuó el embajador de la UE ante Estados Unidos, David O’Sullivan, hace dos semanas, en un desayuno en la Asociación de Comercio Internacional de Washington (WITA, por sus siglas en inglés). “Es, de alguna manera, sorprendente”, explicó un perplejo O’Sullivan cuando la audiencia le preguntó cómo es posible que Estados Unidos no cese de quejarse de los aranceles europeos del 10% a la importación de coches, pero, al mismo tiempo, no quiera incluir eso en las negociaciones comerciales que ambos bloques mantienen desde julio. Aparentemente, EEUU quiere guerra comercial. Hasta la fecha, no le ha dado ningún resultado, como ha demostrado el cierre de seis plantas de General Motors esta semana. Pero la ideología es más importante que los hechos. Esperemos que Merkel y Trump lleguen, a pesar de su antipatía mutua, a un acuerdo en

 

 

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close