La Eurozona crece al ritmo más bajo

EL MUNDO-ESPAÑA

La buena noticia es que el PIB de la Eurozona creció en el tercer trimestre del año un 0,2%. La mala noticia es que es el peor dato desde 2014. Pero lo que más preocupa y ocupa ahora en Bruselas es otra cosa: la economía italiana, en el primer trimestre completo bajo el Gobierno de la Liga y el Movimiento Cinco Estrellas, se estanca. Crecimiento cero, prima de riesgo en más de 300 puntos y un panorama oscuro por delante.Eurostat ha hecho público este martes el dato preliminar y adelantado sobre la evolución económica este verano. Según los números, el PIB de la zona euro se desaceleró hasta el 0,2% desde el 0,4% de los tres meses anteriores, lo que supone, más allá del detalle puntual, el menor de la economía del euro desde el segundo trimestre de 2014. Es cierto que la expansión, al ritmo que sea, prosigue y encadena una racha muy larga. Pero a nadie se le escapa que hay una seria preocupación.

La oficina estadística italiana confirmó también hoy que el PIB nacional no se movió un paso entre junio y septiembre, corregido el efecto estacional. El crecimiento anualizado está apenas en el 0,8%, en línea con unas previsiones para 2018 que Bruselas rebajó hace apenas unas semanas hasta el 1,3%, como mucho.No hay ahora mismo un indicador que despierte las alarmas, pero las tendencias, los mensajes y las dudas geopolíticas provocan, todas juntas, una sensación permanente de congoja. Hay tensión en el ambiente y aunque nadie quiere ponerse pesimista, cuesta mucho encontrar voces alegres entre los analistas.Si 2017 era el año en el que una catástrofe parecía inevitable pero se lograron salvar todos los puntos de partido en la UE, ahora ocurre lo contrario. No hay fechas concretas, no hay elecciones gordas que amenacen con llevar a extremistas al Gobierno, pero el accidente parece rondar.La cuestión italiana, no se le escapa a nadie, es la principal. Estamos en un momento de impasse, mientras el plazo de tres semanas que la Comisión Europea dio a Roma para reenviar su borrador presupuestario corre. El Gobierno de Giuseppe Conte parece dispuesto a mantener el desafío, al menos hasta que note el aliento de los inversores sobre las decenas y decenas de miles de millones de euros que debe refinanciar en los mercados. Pero los antecedentes, en 2012 o 2015, con la crisis de deuda y la griega, multiplican la inquietud ante el riesgo de un contagio. “Lo habíamos visto venir y precisamente por eso hemos propuesto un presupuesto expansivo”, ha reaccionado hoy el primer ministro.Los expertos tienen puestos los ojos en cuestiones políticas o exógenas. Por un lado, lo que pueda salir del choque comercial con Estados Unidos y las próximas derivadas del enfrentamiento de Donald Trump con China, cuyo crecimiento también parece tocado.Por otro, el efecto que la crisis por el asesinato de un periodista saudí pueda tener sobre el precio del crudo. Riad parece confiar en que a partir de ahora la presión internacional ceda, pero si no es así, amenaza con usar su posición de poder para calentar el mundo del petróleo.Desde Europa, el BCE medita qué ficha mover. Mario Draghi es consciente de que el crecimiento “es más débil de lo esperado” (por ejemplo, entre el panel de Expertos de Reuters, que esperaba mantener el 0,4%), pero sigue confiando en que sea sólo eso, un “un impulso débil pero no de un retroceso”. Pero eso tendrá repercusión en el proceso de retirada de estímulos y, desde luego, en la posibilidad de subir los tipos de interés, que la semana pasada mantuvo en los mismos niveles que hasta ahora.”No es fácil distinguir lo que es transitorio de lo que será permanente, lo que afecta a países de forma específica de lo que se extiende a toda la Eurozona”, admitió el italiano ante los medios.

El 0,2% de crecimiento del trimestre es, precisamente, el dato más bajo desde que Fráncfort lazó la expansión cuantitativa con compras de bonos masivas para estimular la actividad. Y para los analistas del HSBC, por ejemplo, esto podría anticipar lo que sería el escenario por defecto en la Eurozona, al menos durante un tiempo, cuando la retirada de estímulos se complete.Los análisis macro apuntan a que una ralentización del sector del automóvil, sobre todo en Alemania por la puesta en marcha de test más serios, ha tenido un papel importante en el dato trimestral, pero no será algo permanente, por lo que el final de año no apunta al drama.Hay una cuestión, generalizada, de confianza. Y ahí ahora mismo no hay brotes verdes, sino todo lo contrario. El Índice de la Comisión Europea esboza un panorama escéptico casi generalizado (salvo, curiosamente, España). Sin exageraciones, pero con un tono pesimista extendido. El más bajo desde mayo de 2017 y probablemente una señal de que, con estas condiciones y ante tantas variables abiertas, la inversión y el consumo no se van a disparar en los próximos meses.

1 comentario en “La Eurozona crece al ritmo más bajo

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close