El Banco de Inglaterra pide a la UE que evite un caos financiero tras el Brexit

Advierte del riesgo para contratos de derivados por valor de 47 billones

El País-España

El Banco de Inglaterra no echa mano de paños calientes cuando del Brexit se trata. En una de sus advertencias más serias hasta la fecha, la institución ha señalado este martes que los derivados que entran en fase de madurez después de la salida de Reino Unido de la UE, prevista para el 29 de marzo, podrían entrar en zona de riesgo si las autoridades europeas no se toman en serio la necesidad de poner fin a la incertidumbre regulatoria. El valor de esos productos financieros se aproxima a los 47 billones de euros.

Mark Carney, en una comparecencia en el Parlamento británico.

Mark Carney, en una comparecencia en el Parlamento británico. REUTERS

Mark Carney aceptó prorrogar su mandato al frente del Banco de Inglaterra, en gran parte, por orgullo profesional. La posibilidad de pasar a la historia como el responsable del nuevo marco regulatorio después del Brexit, en cuya contra se manifestó en su momento, acabó por vencer sus reticencias. Converso para la causa, ha decidido usar el peso institucional y la credibilidad de la autoridad central británica para doblarle el pulso a Bruselas. Londres es el principal mercado financiero europeo y uno de los más importantes del mundo.

MÁS INFORMACIÓN

El Banco de Inglaterra avisa de que un Brexit sin acuerdo puede hundir un 35% el precio de la vivienda

Mark Carney seguirá como gobernador del Banco de Inglaterra hasta 2020

El gobernador del Banco de Inglaterra, dipuesto a alargar su mandato para facilitar un Brexit más suave

Mientras el Gobierno de Reino Unido ha anunciado ya su intención de reconocer a las intermediarias europeas (las llamadas CCPs, que amortiguan el riesgo crediticio asumido por las partes en un conrato de derivados y el cumplimiento del contrato en caso de que una de las partes incumpla) y conceder una prórroga de tres años a las compañías financieras del continente, las autoridades comunitarias no han anunciado aún nada parecido.

“Si las autoridades europeas se abstienen de actuar respecto este asunto, los contratos de los intermediarios de la UE con sus homólogos británicos deberán cerrarse o transferirse antes de marzo de 2019”, advierte el Comité de Política Financiera del Banco de Inglaterra, publicado este martes. La necesidad de transferir esos contratos, que requiere un aviso mínimo de tres meses, supondría un elevado coste para las empresas que detentan los derivados “y podría incluso tensionar la capacidad de los mercados de estos productos”, anuncia el comité.

Muchas entidades financieras han expresado su temor a este potencial caos, y advierten que algunos contratos no pueden salir del mercado londinense por un problema de licencias. El Banco de Inglaterra utiliza estos temores, con el aplauso de la City londinense, para doblar el pulso a Bruselas.

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close