Crecimiento y protección social sostenible en RD

NICOLÁS CALDERÓN

Santo Domingo

201804050333321

La República Dominicana ha sido catalogada por el Banco Mundial como una de las estrellas de crecimiento económico en comparación a todos los países de América Latina y el Caribe. De hecho, en los últimos 25 años, a veces menos, a veces más, el país ha gozado de un panorama macroeconómico favorable para, entre otras áreas, invertir recursos en protección social, reducción de la extrema pobreza y la consolidación de la clase media.

En el 2018, la realidad sigue siendo próspera: según datos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), República Dominicana crecerá 5,1%, solo por detrás de Panamá, mientras que otras naciones incluso se contraerán económica y socialmente.

No obstante, nuestro país tampoco ha estado exento de complicaciones. Entre 2000 y 2004, la pobreza aumentó en cerca de un millón de personas por la severa crisis económica. Al asumir nuevamente el poder en el 2004, el PLD comenzó un agresivo fomento de programas de protección social para hacer frente a la marginalidad, sacar a cada vez más personas de la pobreza y consolidar la clase media.

Consecuencia del extraordinario y sostenible crecimiento económico, el gobierno bajo la administración del PLD, ha ido aumentando progresivamente la inversión de recursos públicos en programas de protección social, permitiendo reducir la pobreza un 17% en 10 años al invertir el 1% del PIB en aspectos sociales, liderado por instituciones como el Gabinete Social, de la Vicepresidencia de la República.

Los frutos han sido evidentes. A partir de 2004, la recuperación económica, primero, con el presidente Leonel Fernández a la cabeza, y en 2012 con Danilo Medina, la pobreza se redujo un total de 17 puntos porcentuales, hasta llevarla a un 30.5% en el año 2016.

Según datos de la Oficina Nacional de Estadística (ONE), solo para el renglón de subsidio alimenticio conocido en su momento como Comer es Primero, pasamos de 5,700 beneficiarios en 2004 a 785,445 en el año 2016, es decir, un promedio de 65,000 nuevos ciudadanos por año beneficiados con la garantía alimenticia. En esa línea, Comedores Económicos también ha contribuido, produciendo al año 22 millones de raciones de comida cruda, con un alcance de nivel nacional.

Tampoco hemos olvidado a los envejecientes, históricamente rezagados. A partir del 2007 se benefició a 48 mil envejecientes con suplementos alimenticios que permitieran su adecuada nutrición, con un aumento exponencial hasta llegar a 90,000 personas en 2016. Comprendimos que protegerlos socialmente es proteger a quienes nos han legado el país que hoy tenemos.

Aún cuando queda un largo camino por recorrer, pues existen personas en condición de pobreza extrema y pobreza en el país. Sin embargo, el gasto social, aunque siempre puede ser mejor, va en franco aumento, con un 3% del PIB en salud pública y manteniendo el compromiso del 4% para educación, cada año beneficiando a más personas, que junto a una estrategia de alfabetización e inserción socioeconómica, nos permitirá seguir encaminados hacia un país libre de penurias.

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close