El país apuesta a cerrar en dos meses el acuerdo entre la UE y el Mercosur

 

 

Fuente: LA NACION-ARGENTINA

Las palabras de Bruno Le Maire en la noche del lunes cayeron como una bomba. El ministro de Economía francés había atrasado la reunión bilateral con su par argentino por un problema con su vuelo; había aterrizado en el país y se había reunido con agencias internacionales y medios franceses. Sin haber participado aún del primer día de la reunión ministerial del G-20 en Buenos Aires, en la que el plato fuerte había sido la resurrección del proteccionismo de la mano de Donald Trump, había afirmado que el acuerdo de libre comercio entre la Unión Europea (UE) y el Mercosur -la contracara occidental de los muros que construye la Casa Blanca- estaba literalmente “bloqueado”.

“Eso no fue exactamente lo que dije”, se atajó el ministro de Agricultura de Nicolas Sarkozy en una conferencia de prensa ayer por la tarde en la cumbre. En ella atacó con dureza la política de aranceles al acero y al aluminio de Trump. Incluso fue mucho más duro que el propio communiqué del G-20, que llamó al “diálogo” para tratar las diferencias comerciales. Le Maire dijo que actualmente no existía una guerra comercial mundial, pero que las medidas que el empresario impulsaba terminarían por crearla.

 

Luego, en una charla con medios locales, aclaró que aún existen “sensibilidades” -principalmente agrícolas- entre la UE y el Mercosur, pero que eran solucionables. Sobre si se puede cerrar un acuerdo en los próximos meses, aseguró: “Todo es posible”. Ayer en el Gobierno apostaban si el reto había llegado desde el Palacio del Elíseo o a través de los comisarios europeos, que son quienes tienen el mandato para negociar con los países de la región. Todos coincidían en que Le Maire había hablado haciendo “política interna”.

 

En tanto, en el Gobierno confiaban ayer en que en los próximos dos meses podrán hacer un anuncio sobre el cierre de un acuerdo político UE-Mercosur, negociación que lleva 20 años y que el gobierno de Macri esperaba clausurar en diciembre en la reunión que el país organizó para la OMC. Los temas que falta definir tienen que ver con autos, cuotas en el agro (ya se habrían cerrado los conflictos por el azúcar, el arroz y la carne aviar) y algunas normas técnicas (reglas de origen y propiedad intelectual).

 

El viernes pasado, en Asunción, el Mercosur consensuó su posición para acordar, contaron los negociadores argentinos a la nacion. Habrá una nueva reunión entre ambos bloques en abril. “La mayor preocupación era la carne y ya se resolvió”, contó un negociador, que aseguró que la declaración de La Maire había sido negativa en el marco del G-20. “Fue un tembladeral”, reconocieron en una de las áreas que llevan adelante el proceso.

 

El ministro de Agricultura francés debió también matizar sus dichos frente al ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, en una reunión bilateral ayer a la tarde. Fue la última actividad de Dujovne antes de partir hacia una cena en honor de Henrique Meirelles, ministro de Economía de Brasil y posible candidato presidencial de ese país. Por las dudas de que ese proceso avance, en esa comida en el Museo de Arte Decorativo ya se habían anotado Alejandro Bulgheroni (PAE), Marcos Galperin (Mercado Libre), Ezequiel Carballo (Banco Macro), Eduardo Escasany (Banco Galicia), Eduardo Costantini (Consultatio), Marcelo Mindlin (Pampa Energía), Guibert Englebienne (Globant), Cristiano Rattazzi (FCA), Miguel Gutiérrez (YPF) y Eduardo Elsztain (IRSA).

 

Antes de irse, Dujovne también se refirió a las visiones enfrentadas que aparecen hoy en el concierto global. Lo hizo en conferencia de prensa junto a Federico Sturzenegger. Fue la primera aparición pública del presidente del Banco Central (BCRA) en la cumbre ministerial. Tampoco se vio a Natalia Zang, la coordinadora general de la Unidad Técnica G-20, encargada de la pesada logística y dependiente de Mario Quintana, coordinador de la Jefatura de Gabinete. Todos los focos de la cumbre fueron para Dujovne.

 

“Las negociación entre la Unión Europea y el Mercosur ya no es llevada adelante por los países individualmente, sino por los órganos políticos de los bloques. Reafirmamos nuestra visión optimista para un cierre cercano. Estamos trabajando para eso. Se van a llevar adelante en abril las próximas negociaciones. Vemos con optimismo el avance”, recalcó en la conferencia de prensa tras la pregunta de la nacion.

 

La tensión generada por Le Maire y su marcha atrás volvía a poner el foco ayer sobre el principal acuerdo de libre comercio en proceso de negociación en un mundo que discute la vuelta del proteccionismo con Donald Trump. Todo ocurrió en Buenos Aires.

 

El país, dijo Mauricio Macri en un breve paso por el Centro de Exposiciones de la Ciudad (CEC), no tiene el lugar central de EE.UU., China o la UE. Es todavía -describió- un “mediador honesto”.

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close