Uncategorized

El Distrito Financiero de Santo Domingo se posiciona en un exclusivo club mundial

Tomado de El Dinero-

Por Jairon Severino

Justo en este mes, pero hace tres años, elDinero definió geográficamente el Distrito Financiero de Santo Domingo (DFSD), ubicado en el polígono central de la capital, entre (y bordeando) las avenidas Abraham Lincoln y Winston Churchill, desde la John F. Kennedy hasta la 27 de Febrero.

En la ciudad no existe otra área con estas características y con tanta actividad económica relacionada con la intermediación financiera. Las sedes de algunas de las principales entidades bancarias, de seguros y mercado de valores están en algunas de estas cuadras.

Aquí están las sedes de los bancos del Progreso, Citi, BanReservas, Scotiabank, BHD León, Activo, Promérica, Bancamérica, Banesco, Lafise, Santa Cruz, JMMB, Motor Crédito, Federal y Confisa, así como las aseguradoras Universal, Reservas y Mapfre, entre otras. Además, hay sucursales del Popular, López de Haro, Vimenca y BDI, así como de las asociaciones Popular, La Vega Real, Cibao y la Nacional de Ahorros y Préstamos, entre otros.

En el DFSD también funcionan los puestos de bolsa BHD León, Alpha Valores, Excel, Vertex, CCI, Parval, JMMB, Plus Capital Market, Bitácora y Tivalsa. Operan también Bancalari Seguros, Humano Seguros; las administradoras de fondos de pensiones Siembra, Reservas y Fiduciaria BHD. Característicos de estos centros financieros, también están algunas de las cadenas de hoteles más importantes y centros comerciales con las franquicias de tiendas y restaurantes de fama internacional. Además, están las plazas Central, Lama, La Sirena, Acrópolis, Blue Mall y de Las Américas.

¿Qué ha sucedido en los últimos tres años con el sector financiero? ¿Cuáles transformaciones o mejoras le han dado forma a este conglomerado de instituciones bancarias, de seguros, del mercado de valores y remesadoras entre 2015 y 2018? El balance, según la información disponible a la fecha, es positivo, a pesar de algunos episodios que en nada debilitaron o afectaron la imagen de confianza del sector.

Nadie se había atrevido, o se le había ocurrido, plantear que República Dominicana, como otros tantos países, había entrado, quizá sin proponérselo, a este exclusivo club. Un distrito financiero, según lo define Carlos Pérez Mejías, de la Universidad de Alicante (España), nace en un intento por concentrar geográficamente las actividades financieras, al igual que los gremios se agrupaban por oficios en una misma calle o barrio en la Época Medieval.

Formados por rascacielos y con el brillo que les confieren sus cristaleras y la arquitectura moderna, en esencia representan la misma idea que hace cinco siglos. Pérez Mejías explica que pueden definirse como una región de difícil delimitación que posee las siguientes características: Centralidad en términos de funcionalidad, altura de la edificación, localización de dos usos de suelo dominantes: oficinas y grandes almacenes (centros comerciales); altos precios del suelo (tributación igualmente elevada) y concentración de peatones y vehículos.

Estas características y variables son las que se dan el Distrito Financiero de Santo Domingo, en el que convergen todas las instituciones bancarias, de seguros, del mercado de valores y algunas de las remesadoras más importantes de República Dominicana. En Manhattan, Nueva York, está Wall Street, el que está calificado como el más importante y famoso de todos.

En la cobertura sobre este tema de febrero de 2015, el profesor de Marketing de Ciudades de IE Business School, Gildo Seisdedos, explicó que en las entidades financieras, al igual que el resto de las actividades productivas, se aglutinan de la mano de lo que los economistas llaman “economías de aglomeración”, que son aquellas en las cuales la proximidad de unas personas con otras representa grandes beneficios.

Añadió que la concentración espacial de la actividad económica y de los factores productivos estimula un proceso de aglomeración en cadena, que se expande a múltiples renglones, como el mercado laboral, educación o los servicios públicos.

En febrero de 2015, el sistema financiero estaba compuesto por 17 entidades de servicios múltiples, 19 bancos de ahorro y crédito, 18 corporaciones de crédito, 10 asociaciones de ahorros y préstamos, 53 agentes de cambio y siete empresas remesadoras.

¿Cómo ha evolucionado tres años después? Hay algunas diferencias. La cantidad de bancos múltiples subió a 19 con la aprobación del Banco Activo Dominicano, que fue admitido también como miembro de la Asociación de Bancos Comerciales (ABA). El número de bancos de ahorro crédito se mantiene en 19, las asociaciones de ahorros y préstamos (AAyP) en 10 y las entidades públicas de intermediación financiera también siguen siendo dos. Según la SIB, el Republic Bank está en proceso de liquidación voluntaria desde septiembre de 2017. Sus activos, en ese momento, eran de RD$3,210.4 millones.

Los agentes de cambio ahora son 42, mientras que cinco están en proceso de liquidación voluntaria. Los autorizados a operar como agentes de cambio y remesas son cinco y dos están en liquidación.

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s