Uncategorized

Diez retos económicos para el futuro del país

 

EL TIEMPO inicia una serie sobre asuntos de fondo que el aparato productivo colombiano debe abordar.

Estatuto Aduanero de Colombia

La diversificación de las ventas externas es otro reto pendiente del país.

Por: EL TIEMPO  27 de enero 2018 , 11:28 p.m.

Los grandes retos económicos del país no serán tarea del presidente que se posesione el 7 de agosto. Son temas de fondo que deberá encarar esa persona y, con seguridad, varios de sus sucesores.

 

 

EL TIEMPO comienza este domingo una serie de informes para revisar temas como la desigualdad, la educación, las finanzas públicas, la competitividad y las exportaciones.

 

Contar con un Estado sólido en sus finanzas

Con el fin del ciclo mundial de buenos precios de las materias primas, en el 2014 vino el desplome del petróleo, y con él un golpe para las finanzas del Estado colombiano.

 

Se llegó al punto de que, en un año, el fisco llegó a recibir nada, cero pesos, de renta petrolera. Si bien el petróleo ha tenido alguna recuperación en el último año, nadie cree que se vean de nuevo los más de 100 dólares por barril.

 

FMI pica en punta y sube apuesta del PIB de Colombia para 2018

Colombia, con poca diferencia en tasas de captación y colocación

El país ya lleva tres años ajustándose a unas nuevas condiciones de su intercambio con el mundo, lo cual ha costado un importante debilitamiento en la actividad económica, aunque, vale decirlo, se ha crecido (menos, pero se ha crecido). Y la mayoría de analistas se ha atrevido a decir que la desaceleración tocó fondo.

 

Sin embargo, un crecimiento debilitado hace también que los impuestos crezcan menos. En cambio, se mantienen obligaciones de gasto público, como las pensiones y otro tipo de transferencias, y vienen los compromisos de gasto relacionados con el posconflicto.

 

En ese contexto, y ante el aumento del endeudamiento oficial, la calificadora de riesgo Standard & Poor’s le bajó la nota a la deuda colombiana de largo plazo. La agencia espera que, en lo inmediato, se siga reduciendo el déficit fiscal, es decir, el exceso de gastos frente a los ingresos, de manera que se cumplan los objetivos anuales que establece la regla fiscal.

 

Ello exige certezas sobre los ingresos por impuestos, pero la reforma tributaria del 2016 prevé que las tarifas a las empresas bajen este año y en el 2019.

 

En la orilla del gasto, se espera que los pagos que hace el Estado tengan un impacto más eficiente; que haya menos desperdicio. De ahí la necesidad, ya explícita en las recomendaciones de la Comisión del Gasto, de cambios en pensiones, subsidios, salud, educación y gasto en defensa.

 

Los obstáculos para ajustarse el cinturón

Los principales obstáculos para ajustar las finanzas públicas son de carácter político. Si quien gane la presidencia intenta una reforma pensional o tributaria, deberá emplear a fondo el capital político fresco.

 

En impuestos, podría poner sobre el tapete el IVA a más productos, cambios en tarifas de renta o quitar beneficios a ciertos sectores: una tarea de alta ingeniería legislativa. En pensiones, debería abordar alzas de aportes y edades.

 

Varios observadores plantean cambios a la llamada regla fiscal –la meta de ajuste que fija la ley–, pues la forma, como se concibió, no es realista tras la caída del petróleo. En el informe de la Comisión del Gasto se advierte que el Marco Fiscal de Mediano Plazo prevé una dura caída de los gastos como porcentaje del PIB, que golpearía el crecimiento y pondría en riesgo programas que atienden a la población más vulnerable. Pero cambiar la regla fiscal podría hacer que reduzcan la nota de deuda del país y, en el caso de la agencia Standard & Poor’s, significaría perder el grado de inversión, es decir que prestarle al Estado colombiano dejaría de considerarse inversión para considerarse especulación.

 

Tareas para unas finanzas fuertes

El informe de la Comisión del Gasto, hecho en cumplimiento de un punto de la ley de reforma tributaria, plantea insistir en una reforma tributaria estructural, ante el limitado alcance de la del 2016. Propone “medidas para lograr un mayor recaudo y un sistema tributario más eficiente y equitativo, complementado por un esfuerzo propio de entidades territoriales y un uso más eficiente de regalías”.

 

En salud, recomienda ampliar el uso de mecanismos como copagos y cuotas moderadoras, sin disminuir la capacidad de acceso a personas de menores recursos. También propone destinar a la salud uno de los cuatro puntos porcentuales de aportes que hoy van a las cajas de compensación.

 

En pensiones, plantea subir la edad de jubilación y, a 18 por ciento, la cotización, y reducir el tope de 25 salarios mínimos de pensiones de prima media.

 

En educación, sugiere establecer un esquema de matrículas de referencia por calidad para el programa Ser Pilo Paga. Así mismo, mecanismos para que estudiantes con ayudas del Estado las retribuyan según sus ingresos.

 

También plantea concentrar los recursos en pocos programas de subsidios, y si tienen el mismo objetivo, integrarlos en cabeza de una sola entidad.

 

En el sector defensa, sugiere revisar las pensiones y que la cobertura en salud de los familiares sea a través del sistema general y no del especial.

 

Exportadores deben ampliar el abanico de sus productos

La diversificación de las ventas externas es otro reto pendiente del país. Se considera que deben superar el bajo nivel de sofisticación para que sean de mayor valor agregado, pues la competencia la está dando con materias primas, expuestas a la volatilidad de los precios internacionales.

 

De los 38.821 millones de dólares registrados en exportaciones en los 11 primeros meses del 2017, el 54 por ciento estuvo representado por combustibles y productos de industrias extractivas

FACEBOOK

TWITTER

De acuerdo con las estadísticas del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane), de los 38.821 millones de dólares registrados en exportaciones en los 11 primeros meses del 2017, el 54 por ciento estuvo representado por combustibles y productos de industrias extractivas, como el petróleo, y solo el 46 por ciento, por el manufacturero y el agro, entre otros sectores.

 

Jorge Iván Bula, profesor de economía de la Universidad Nacional, afirma que el desacelerado crecimiento económico del país en el 2017 fue un reflejo de políticas que siguen favoreciendo la extracción de materias primas sobre la promoción de industrias basadas en la innovación y la tecnología.

 

La exministra de Comercio, Industria y Turismo y directora de la Cámara de Comercio Colombo Americana (AmCham Colombia), María Claudia Lacouture, sostiene que en el análisis no se puede dejar de lado el hecho de que la economía internacional afrontó una aguda crisis en los últimos años, con fuerte caída de los precios de petróleo y de las materias primas nacionales.

 

“Sin embargo, esta situación ya nos enseñó que debemos reducir al máximo la dependencia de las exportaciones tradicionales y ampliar la oferta. La agroindustria y el turismo son sectores de enorme potencial y claves para el desarrollo económico”, agrega la directiva.

 

La Asociación Nacional de Empresarios de Colombia (Andi) se muestra más optimista en cuanto a las ventas externas del país, y en su último informe de coyuntura dice que, exceptuando oro y petróleo, las exportaciones crecieron a una tasa de 8,7 por ciento.

 

“Este resultado demuestra que, a pesar de la alta dependencia de los productos básicos que tiene todavía Colombia, se está haciendo el esfuerzo de exportar con mayor valor agregado, contribuyendo así a la diversificación de la canasta”, añade el gremio.

 

Mala ubicación

 

Entre tanto, las estadísticas de la Ocde (grupo de países de buenas prácticas al que Colombia espera ingresar este año) indican que entre 30 naciones, Colombia, con 7,7 por ciento, ocupa el último lugar en cuanto al valor agregado de sus exportaciones de bienes y servicios. Por el contrario, en naciones como Irlanda y China la cifra es de 43,5 por ciento.

 

Los números también indican que Colombia es un país de pocas empresas exportadoras, aunque entre el 2010 y el 2015 aumentaron el 9 por ciento. Se trata de un análisis de la Confederación Colombiana de Cámaras de Comercio (Confecámaras) que indica que son 9.184, las cuales representan el 0,4 por ciento de las que reportan al Registro Único Empresarial y Social (Rues).

 

Sin embargo, en naciones desarrolladas el porcentaje de empresas exportadoras oscila entre el 4 y el 9 por ciento, según indica la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

 

Aunque el valor agregado debe ser, para la mayoría de los analistas, el principal objetivo y reto para contrarrestar la falta de competitividad de las exportaciones, el presidente de la Asociación Nacional de Comercio Exterior (Analdex), Javier Díaz Molina, dice que la simplificación de trámites está por encima de ese objetivo.

 

“El país se encuentra muy lejos de estar en el nivel adecuado de competitividad porque en los TLC se compromete a hacer una exportación en máximo 112 horas y lo está logrando en 280”, lamenta el directivo gremial.

 

Saltar creencias y segmentar

Las anheladas diversificación y competitividad de las ventas externas del país también implican romper paradigmas.

 

Así lo recomiendan algunos analistas, quienes señalan que no solo hay que fabricar productos finales, sino que, paralelamente, se puede avanzar hacia modelos de productos intermedios. No obstante, consideran que el país debe decidir en qué cadenas específicas de valor global quiere entrar, con base en sus capacidades o en qué eslabones puede ampliar y fortalecer la participación.

 

María Claudia Lacouture, directora de AmCham, agrega que, además de innovación, las empresas deben incluir la exportación como un objetivo y no como un ejercicio para vender excedentes.

 

Más infraestructura y bajar costos de energía, motores de la competitividad

“Es importante que todos los candidatos conozcan bien la economía del país que aspiran a gobernar. La tasa de tributación para empresas es de las más altas del mundo, este es un gran obstáculo para el crecimiento y la generación de empleo”.

 

Este es el trino que publicó el 27 de diciembre el presidente de la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia (Andi), Bruce Mac Master, quien anexó a su mensaje el Informe nacional de competitividad 2016-2017, revelado por el Consejo Privado de Competitividad (CPC).

 

Es importante que todos candidatos conozcan bien la economía del país que aspiran a gobernar

La tasa de tributación para empresas es de las más altas del mundo, este es un gran obstáculo para el crecimiento y generación de empleohttps://t.co/G6VEMHTClahttps://t.co/wsA6C8wJll

 

— Bruce Mac Master (@BruceMacMaster) 27 de diciembre de 2017

El tema, asociado a la productividad, se ha convertido en un asunto vital dentro de la agenda económica, pues, según expertos, un país es más competitivo en la medida en que su economía crece, debido a que la gente tiene empleo por la presencia de inversionistas que encuentran adecuadas condiciones para crear empresa. Es decir, esto permite más productividad, y se puede innovar y exportar más productos y servicios.

 

Sin embargo, de las 19 variables que revisó el CPC, el país solo tuvo avances en salud, educación e innovación empresarial, pero en las demás, como logística, hubo retrocesos. Entre tanto, el último informe del Foro Económico Mundial (FEM) muestra, por ejemplo, que Colombia retrocedió cinco puestos en el escalafón global y se ubicó en el puesto 66 entre 137 países. En una década solo avanzó dos puestos en competitividad.

 

Y si se observa el Doing Business, el retroceso fue mayor, pues el país bajó 22 puestos en los últimos nueve años.

 

En cuanto a la infraestructura, economías como la de Chile, Costa Rica, Panamá y México nos están tomando ventaja. Esto porque si bien Colombia ha formado parte de la tarea para contrarrestar el atraso de las vías de comunicación y las terminales, se ha visto frenada por los escándalos de contratación y los atrasos en los proyectos vitales de conexión.

 

Otros problemas

 

La corrupción (entendida como el abuso de poder o de confianza por parte de un actor para obtener beneficios personales o de un grupo determinado de poder, en perjuicio de la comunidad) es otro obstáculo para la competitividad de la economía, según indica el Foro Económico Mundial, dado que dificulta el ambiente para hacer negocios.

 

“Estudios comprueban que el fenómeno desestimula la inversión y el crecimiento económico, al tiempo que aumenta los niveles de desigualdad e incluso distorsiona los incentivos del sector público, reduciendo la eficiencia”, explica el Consejo de Competitividad. En consecuencia, en los escalafones mundiales los países más competitivos resultan ser los de bajos niveles de corrupción.

 

El índice general de competitividad (IGC) muestra que en el 2017 Colombia perdió siete posiciones y bajó al lugar 79 entre 138 países

FACEBOOK

TWITTER

El índice general de competitividad (IGC) muestra que en el 2017 Colombia perdió siete posiciones y bajó al lugar 79 entre 138 países. A manera de ejemplo, se requieren cuatro trabajadores para producir el mismo valor agregado que uno en Estados Unidos.

 

“Es importante impulsar más la innovación porque las empresas no pueden seguir haciendo más de lo mismo”, manifiesta el presidente de Confecámaras, Julián Domínguez Rivera. La excesiva focalización de las empresas en el mercado interno y la falta de innovación y productividad y diversificación, agrega Domínguez, seguirán impactando en coyunturas de bajos precios de materias primas si no se superan problemas estructurales.

 

Urgencia en innovación

 

El principal desafío que enfrenta el sector privado en el corto y el mediano plazo, según un informe del Dane, es utilizar nueva tecnología en los procesos productivos, porque el 90 por ciento de las compañías grandes no la explotan y el 95 por ciento de los emprendimientos recurren a la que se ha usado cinco años atrás.

 

Sin embargo, según el CPC, es alentador que se haya aprobado en el 2016 un documento –en conjunto con expertos internacionales y otros representantes privados– para incrementar el nivel de sofisticación, la tecnología y la diversificación de la industria.

 

Varias ideas

Aunque en los últimos ocho años la inversión pública en infraestructura aumentó del 1,2 al 3 % del PIB, el CPC y la Andi plantean, entre otras propuestas, una coordinación público-privada para asegurar la financiación de las vías 4G. Entre tanto, en la industria manufacturera las tareas vienen encaminadas a superar factores como la logística y los costos de energía, e incentivar las exportaciones. Dado que la energía eléctrica puede llegar a representar cerca del 20 % de los costos de producción, las recomendaciones se focalizan en una oferta eficiente, como el abastecimiento de gas natural a precios competitivos y el fomento de energías verdes.

 

Los diez retos

  1. Contar con un Estado fuerte en sus finanzas

 

Este propósito es el primero, pues es la palanca fundamental que permite atender e impulsar los demás desafíos y políticas con confianza.

 

  1. Exportar con más diversidad y mayor valor agregado

 

El crecimiento sigue al vaivén de los precios de los bienes básicos, como el petróleo, y el país no encuentra la fórmula para dejar de depender de ellos.

 

  1. Crecer en competitividad y en productividad

 

Superar el estancamiento en estos aspectos es, justamente, una de las claves para poder vender una producción que aporte más conocimiento y diversidad.

 

  1. Talento con más habilidades, capacidades y conocimiento

 

Un factor de la competitividad que merece capítulo aparte. Las empresas no hallan la gente que necesitan (lunes 29 de enero).

 

  1. Disminuir la desigualdad

 

Colombia no sale del grupo de 15 países con la mayor inequidad, lo que les niega oportunidades a muchos (martes 30).

 

  1. Pensiones para más gente y con menos presión fiscal

 

Un fermento de la desigualdad es que muchos no lograrán un ahorro para el retiro. Mientras el tema se elude, la población envejece (miércoles 31).

 

  1. Disminuir la informalidad

 

Garantizar las pensiones exige atacar la informalidad, presente en el mercado laboral y en otros aspectos (jueves 1°).

 

  1. Rejuvenecer el campo

 

Los hijos de los campesinos se van a las urbes. ¿Cómo atraerlos? (jueves 1°)

 

  1. Más gente utilizando el sistema financiero

 

La gente, de espaldas al crédito y al ahorro formal (viernes 2).

 

  1. Aprovechar el subsuelo de forma sostenible

 

Por dudas ambientales, la riqueza se puede quedar enterrada (sábado 3).

 

EL TIEMPO

* Este informe especial ha sido preparado por Mauricio Galindo, Martha Morales, Ómar Ahumada, Juan Carlos Domínguez, Carlos Arturo García, Simón Granja, Sebastián Londoño y Rolando Lozano.

Fuente:

EL TIEMPO-COLOMBIA

 

 

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s