Propone Código para el Primer Empleo y gravámenes progresivos

El empresario José Luis Corripio Estrada (Pepín) propuso ayer la creación de un Código para el Primer Empleo y el establecimiento de un sistema progresivo de impuestos, en el que los emprendedores no paguen las mismas tasas que las grandes fortunas.

Explicó que estas medidas combatirían las dos grandes amenazas que enfrenta la sociedad hacia el futuro, que son la incapacidad de la economía de generar los empleos que demanda la sociedad y una desigualdad social que se perpetúa porque el sistema fiscal impide que los pobres y la clase media puedan ascender socialmente.

Al dictar una conferencia con motivo del 43 aniversario de la fundación de la Federación Dominicana de Comerciantes, el empresario Pepín Corripio explicó que el Estado no puede seguir creando “botellas” para suplir las necesidades de empleo, por lo que corresponde al sector privado generar los puestos de trabajo, mientras el sector público debe propiciar las condiciones para que así sea, estimulando al empresariado, ya que ese estímulo es fundamental.

Dijo que con el 4% del PIB para la Educación, en el futuro habrá mucha gente educada, pero sin oportunidades de incorporarse al mercado laboral. Agregó que esa situación afectará sobre todo a las personas de menores ingresos y a la clase media.

Ante esa situación, planteó que en vez del país estar concentrando la atención solamente en las medidas que se deben tomar para los que ya tienen empleos, se debe también atender a quienes no los tienen, que son más numerosos que los primeros.

Es por eso que abogó por la creación de un Código para el Primer Empleo, que funcione paralelamente con el actual Código de Trabajo, el cual permita que los empresarios puedan contratar con mayor flexibilidad a nuevos empleados durante un período de uno a tres años, especialmente a jóvenes que no tienen experiencia laboral. “Hay que crear un Código para el Primer Empleo, ese código es fundamental; de lo contrario, nunca vamos a tener a gente joven trabajando y las consecuencias las vamos a pagar todos”, subrayó.

Corripio Estrada reconoció que los códigos de protección laboral son muy buenos e indispensables. Puso como ejemplo a España, país que para dar protección a sus trabajadores ha tenido que flexibilizar algunas leyes laborales.

Citó el caso de un empresario español a quien él contrató y quien acumuló una carga laboral tan alta que decidió ofrecer la propiedad de su empresa a sus trabajadores como compensación, pero que estos no quisieron asumir la propiedad porque solo les interesaban las prestaciones que el empresario no podía pagar.

En cuanto la regresividad fiscal, dijo que es un problema universal, pues tanto en el país como en el mundo el sistema está diseñado para crear desigualdad social. Consideró que no es posible que un emprendedor que está luchando “contra viento y marea”, pague por tener un millón de pesos la misma tasa impositiva que paga un empresario que ya tiene años haciendo negocios.

Entiende que esa situación provoca un bloqueo a la clase emprendedora, la cual, a su juicio, está siendo agredida con “literatura”, cuando debe ser estimulada con realidades”. Sugirió que hay que dejar que la gente se enriquezca, porque un país de gente con afán de lucro legítimo y legal y de progreso es una nación que se desarrolla. Dijo que los impuestos progresivos son válidos hasta cierto punto. No obstante, explicó que el crecimiento del país es también el crecimiento de las personas emprendedoras, por lo que hay que apoyarlas para que crezcan.

Como su conferencia siguió a una exposición del director general de Impuestos Internos, Magín Díaz, el empresario Pepín Corripio destacó el lazo de amistad indirecto que le une a ese funcionario, aunque a veces difieran en algunos planteamientos.

Recordó que el abuelo del funcionario, Domingo Magín, fue un persona emblemática para el crecimiento de las empresas del Grupo Corripio y que siempre será recordado con cariño y agradecimiento.

Dijo que cobrar impuestos es la tarea que tiene que cumplir el director de Impuestos Internos, aunque esta tarea no sea simpática, sino siendo justo en el sentido universal, y que Magín Díaz lo es porque a todos los contribuyentes los mide con la misma vara, que es lo que se le debe pedir a un cobrador de impuestos.

Sostuvo que los impuestos hay que pagarlos porque contribuyen al crecimiento de un país, especialmente cuando son justos y sobre todo cuando se gastan en la debida medida para el bienestar de la economía de la nación.

“Lo que califica la bondad de un impuesto es su uso posterior”, subrayó Corripio y agregó que esa utilización de los recursos que genera un Estado por el cobro de las obligaciones fiscales es el único argumento que hay que explicarle a los contribuyentes para evitar la evasión.

Fuente:

Publicado el: 19 enero, 2018

Por: Amarilis Castro

e-mail: a.castro@hoy.com.do

 

 

 

 

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close