Uncategorized

La reforma fiscal de EE.UU. reta a República Dominicana

 

El Gobierno de Trump promovió y logró la aprobación de la reforma fiscal más importante en Estados Unidos en los últimos 30 años.

La gestión del presidente Donald Trump promovió y logró que el Congreso de Estados Unidos redujera las tasas de varios tributos con la aprobación de la reforma fiscal más importante registrada en esa nación durante los últimos 30 años.

El impuesto cobrado a las ganancias corporativas fue uno de los tributos más reajustados. Pasó de ser un 35% a un 21%, una reducción de 14 puntos porcentuales. La tasa de éste en República Dominicana es de 27%.

Además, la renta individual de altos ingresos con la nueva reforma se redujo de 39% a 37%, aunque sigue siendo más alto que en República Dominicana (25%). Asimismo, el tope libre de impuestos para las sucesiones pasó de US$5.5 millones a US$11 millones para ciudadanos solteros y de US$11 millones a US$22 millones para matrimonios.

El movimiento económico en Estados Unidos podría impactar en diversos países, incluyendo a República Dominicana, en donde la inversión extranjera directa de esa nación fue US$3,811.2 millones desde el 2010 hasta septiembre de 2017, según el Banco Central (BC).

Solo al noveno mes de 2017 esa inversión sumó US$550.8 millones, según el BC.
Pero, ¿qué efectos pueden tener estas medidas fiscales en la economía dominicana? ¿Qué debe hacer el país de cara a la reforma fiscal estadounidense? elDinero consultó a economistas sobre las posibles consecuencias de los cambios impositivos realizados por el gobierno de Trump.

Miguel Collado Di Franco, economista del Centro Regional de Estrategias Económicas Sostenibles (Crees), considera que la reforma fiscal estadounidense tendría un efecto doble: menos inversión a países como República Dominicana y repatriación de beneficios por parte de las empresas a esa nación.

Sin embargo, Collado Di Franco aclara que los cambios impositivos pudieran tener consecuencias positivas para el país a través de las exportaciones, las remesas y el turismo.

Hasta el pasado mes de noviembre, República Dominicana exportó a la nación norteamericana unos US$3,888.1 millones, equivalente al 47.8% del total de las mercancías enviadas por el país al extranjero, desde enero hasta el penúltimo mes de 2017, según la Dirección General de Aduanas.

Hacer reforma

El economista recomienda a las autoridades dominicanas seguir el ejemplo de Estados Unidos y aplicar una reforma que simplifique el sistema tributario, reduzca las tasas impositivas y amplíe la base de los impuestos, además de abocarse a mejorar el clima de inversión.

El presidente de la Asociación de Empresas Industriales de Herrera y la provincia Santo Domingo (AEIH), Antonio Taveras, manifiesta que esta es la “gran oportunidad estructural” para República Dominicana, aunque adelanta que a mediano plazo la reforma fiscal estadounidense trae un “posible aviso de tormenta”.

“Nos obliga a replantear el tema del Pacto Fiscal, ya que tendremos que bajar la tasa del impuesto a las sociedades, compensando con una ampliación de la cobertura del ISR (impuesto sobre la renta) a las personas y el ITBIS (impuesto a la transferencia de bienes industrializados y servicios)”, detalla Taveras.

Señala que la reforma desataría una guerra de “dumping fiscal” entre países de la región.

Asimismo, entre los efectos a mediano plazo para el país, el empresario destaca que el servicio de la deuda se encarecerá, debido a menos capitales de Estados Unidos disponibles para invertir en bonos soberanos, presiones sobre tipo de cambio y la balanza de pagos por petróleo.

Para el director de la Escuela de Economía de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), Antonio Ciriaco, la reforma tributaria tiene varios efectos sobre los países emergentes y República Dominicana, por lo cual exhorta a mantenerse monitoreando la economía estadounidense.

Ciriaco explica que las bajas impositivas hacen que el rendimiento de los activos en Estados Unidos sea mayor que en el país “y como consecuencia puede ocurrir una salida de capitales (del país) y eso va a tener un efecto en el tipo de cambio”.

“Ya este año se estima que más de US$400 mil millones regresen a Estados Unidos. Eso significa que para el caso de República Dominicana habrá una ralentización en el flujo de capitales y de inversión extranjera proveniente de Estados Unidos”, advierte el catedrático.

Añade que otro de los efectos es que se va a endurecer la política monetaria de la Reserva Federal, producto del déficit que provocará en Estados Unidos la baja de las tasas impositivas corporativas, que se estima para los próximos 10 años en US$1.5 billones.

“Y eso (la reducción) implica mayores tasas de interés. Si estas se incrementan, entonces afectarán a República Dominicana, por el hecho de que el coste de la deuda pública y la emisión de deuda nueva para el país, será más costoso”, detalla.

Regreso

Ciriaco agrega que la baja de 35% a 21% de las tasas cobradas a las ganancias corporativas busca convertir a ese país en un paraíso fiscal, buscando que los capitales que salieron de Estados Unidos para irse a otras naciones con costos más bajos, regresen.

El decano del Área de Negocios del Instituto Tecnológico de Santo Domingo (Intec), Franklin Vásquez, sostiene que el país debe estar vigilante con relación a las medidas y sus efectos, al señalar que las mismas tendrían un impacto sobre las exportaciones y el flujo de turistas al país.

“En término de lo que es un reforma fiscal en Estados Unidos, donde pasen a incentivar más a las empresas y de alguna manera a la producción, eso puede tener dos efectos distintos: 1) que aumente la capacidad de compra de la clase media y de la gente que demanda bienes y servicios de otros países y 2) incentivo y fomento al turismo”, explica.

De enero a noviembre de 2017 a los diferentes destinos turísticos del país llegaron 1,900,827 visitantes estadounidenses, vía aérea, según las estadísticas del Banco Central.

Vásquez declara que el país pudiera aprovechar el posible aumento en la capacidad de compra de la clase media y vender más productos, pero que si el efecto es contrario y hay una diseminación y mayor pago de tributos el impacto sería contrario. Lo mismo, apunta, sucedería en el caso del flujo de turistas estadounidenses al país.

El catedrático recomienda darle seguimiento al comportamiento de las variables que tienen que ver con los ingresos de los estadounidenses, “porque de eso es que se trata, si los estadounidenses tendrán mayor disponibilidad o menos recursos a partir de la reforma”.

Empresas estadounidenses en RD

En República Dominicana operaban 230 empresas de zonas francas de origen estadounidense, al cierre de 2016, las cuales representaban el 35.7% del total de compañías de ese sector en el país, de acuerdo a las estadísticas del Consejo Nacional de Zonas Francas de Exportación (CNZFE).

Las empresas de zonas francas del país norteamericano con sus operaciones en territorio nacional solo son superadas por las dominicanas, cuya participación era de 37.7% (243), según el CNZFE.

Además de las zonas francas, el capital de origen estadounidense que tiene inversiones en el pais se distribuye en el sector hotelero, tecnología, la banca, supermercados, servicios, transporte, entre otras áreas.

 Fuente>:

El Dinero

Por: Pablo GarcíaSanto Domingo0     Compartir11 de enero, 2018

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s