‘Brexit perdedor’ en el 90% de los supuestos

 

Reino Unido sufriría un impacto económico negativo en siete de los ocho escenarios de salida de la UE, según un un ‘think tank’ norteamericano

Pongamos que hay ocho escenarios posibles para el Brexit: cinco en su versión dura y tres en su versión blanda. Barajemos todas las probabilidades de conflicto y cooperación con la Unión Europea. Analicemos todas las variantes de relaciones comerciales. Y llegaremos a una pesarosa conclusión: en siete de ellas, el Reino Unido saldría perdiendo económicamente, con un declive del 5% al 1,7% del PIBen la próxima década.

El influyente think tank norteamericano RAND Corporation ha aplicado la teoría de juegos a la partida del Brexit y el resultado ha creado la lógica inquietud en Londres al término de la primera baza. El futuro pinta más bien oscuro, sobre todo en opción del Brexit extremo, aunque las soluciones intermedias tampoco barren para casa.

La única salida positiva para el Reino Unido, con una perspectiva de crecimiento del 2,2% superior a la actual, sería la posibilidad de un acuerdo trilateral con Estados Unidos y la Unión Europea: algo así como un TTIP (Asociación Transatlántica de Comercio e Inversión) a tres bandas. Con el proteccionista Trump en la Casa Blanca, esta opción es poco menos que impensable y figura apenas como lejana referencia o pura especulación matemática.

El no acuerdo o ruptura total con la UE -una solución auspiciada aún por los partidarios del Brexit duro dentro del Gobierno May– sería con diferencia la solución más dolorosa para la economía, según el informe de RAND. Si el Reino Unido rompe los vínculos directos con sus socios europeos y decide someterse sin más a las reglas de la Organización Mundial del Comercio (OMC), las pérdidas económicas serían del orden de 140.000 millones de dólares (120.000 millones de euros) en los próximos 10 años.

El PIB británico podría caer hasta un 5%, mientras que la Unión Europea saldría también bastante perjudicada, aunque en una proporción comparativamente menor: un descenso del PIB del 0,7% (unos 87.000 millones de euros).

“Nuestro análisis demuestra claramente que el Reino Unido estará económicamente peor fuera de la UE en la mayoría de los escenarios, aunque la clave está en saber exactamente cuánto peor”, advierte Charles Ries, vicepresidente de RAND internacional y autor del informe. “Lo que está claro es que, tanto para los intereses del Reino Unido como para los de la Unión Europea (aunque en una menor proporción), es deseable alcanzar un acuerdo comercial y de inversionespost Brexit“.

Menos margen de maniobra

El estudio de RAND reconoce que el Reino Unido parte con desventaja y debería buscar a toda costa un “juego de suma positiva” (en el que las dos partes salgan beneficiadas). La Unión Europea tiene, sin embargo, más margen de maniobra para poder aferrarse a un “juego de suma cero” (en el que una parte gana exactamente lo que la otra pierde).

“El mejor interés del Reino Unido es cooperar con la UE para intentar encontrar una nueva relación con Europa”, sostiene Charles Ries, que insta también a Bruselas a buscar la cooperación, pese a la tentación de no hacer concesiones a Londres precisamente como parte de su estrategia de suma cero para garantizar la cohesión del bloque.

De los ochos escenarios analizados, hemos contemplado hasta ahora el mejor y el peor. Las otras tres opciones dentro del Brexit duro son las de un acuerdo comercial entre Londres y Bruselas (el PIB bajaría 1,9% en 10 años), un acuerdo de transición para eliminar temporalmente los aranceles (el declive sería del 2,1%) y un tratado bilateral de libre comercio del Reino Unido con Estados Unidos (una caída del 2,5%).

Las tres variantes del Brexit blando tampoco son para lanzar cohetes. El modelo Noruega (fuera de la UE, pero dentro del Espacio Económico Europeo y por tanto del mercado único) se traduciría en un descenso del PIB del 1,7%. Permanecer en la Unión Aduanera sin más supondría una reducción del 1,8%. Y el complejo modelo suizo -fuera de la Unión pero vinculado con Bruselas a partir de 120 tratados bilaterales- se traduciría en una caída aún mayor del PIB, del 2,4%.

El ministro para el BrexitDavid Davis, ha anticipado ya que lo que pretende negociar Reino Unido en todo caso es una novena, y hasta ahora, inexplorada opción: el modelo Canadá plus, plus, plus. El Gobierno británico aspira a seguir los pasos del controvertido CETA (Acuerdo de Libre Comercio entre la UE y Canadá) que permitiría en principio eliminar el 99% de los aranceles y meter en el mismo paquete los servicios financieros (de ahí el más, más, más).

Querer es poder. Al fin y al cabo, Londres y Bruselas no han hecho más que mostrar sus primeras cartas. La partida irá para largo y consumirá como mínimo los próximos nueve meses, con la mirada puesta en el órdago de marzo del 2019. ¿Brexit duro o Brexit blando? Apuren el turrón y vayan haciendo apuestas.

Tomado de EL MUNDO-ESPAÑA

  • 21 DIC. 2017 03:01

 

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close