No NAFTA? No hay problema, dice una ciudad mexicana

Deja un comentario

noviembre 16, 2017 por aduanasrd01

 

 

El Representante de Comercio de Estados Unidos, Robert Lighthizer, a la derecha, y el Secretario de Economía de México, Ildefonso Guajardo Villarreal, hablan después de la conclusión de la cuarta ronda de negociaciones para un nuevo Tratado de Libre Comercio de América del Norte en Washington el mes pasado. La quinta ronda comenzó el miércoles en la Ciudad de México, con diasagreements significativos restantes. (Andrew Caballero-Reynolds / AFP / Getty Images)

Por David Agren 16 de noviembre a las 5:00 a.m.

SAN LUIS POTOSI, México – Josué Vidales considera que su negocio es una historia de éxito del TLCAN. El padre de cinco hijos, de 43 años, fundó su empresa de ingeniería hace una década, en vísperas de la crisis económica mundial, para capitalizar el auge de las fábricas en esta floreciente ciudad industrial a 400 kilómetros al norte de la ciudad de México.

El negocio se tambaleó al principio, pero luego floreció e infló a 25 empleados cuando los fabricantes llegaron a San Luis Potosí y contrataron a la empresa para diseñar e instalar subestaciones eléctricas.

Ahora, el tratado de libre comercio que impulsó la prosperidad de la ciudad está siendo renegociado , con una quinta ronda de negociaciones que se iniciará el miércoles en Ciudad de México. En medio de las amenazas del presidente Trump para romper el acuerdo, Vidales admite algo de inquietud. Sin embargo, como muchos empresarios aquí, él todavía piensa que su negocio, y San Luis Potosí, podrían sobrevivir si eso sucediera.

“Por supuesto que estamos preocupados. Nos podría afectar mucho, especialmente si los aranceles aumentan o bloquean el acceso al mercado estadounidense “, dijo Vidales, sentado en un café popular aquí. Pero, agregó, “superaremos esto, y mucho más rápido que antes, porque tenemos mucho más conocimiento y mucha más experiencia”.

Tal optimismo es común en San Luis Potosí, una encantadora ciudad colonial y capital estatal que se vende como un milagro de libre comercio: un lugar donde la industria manufacturera reemplazó a la minería y la agricultura y los jóvenes se quedan y trabajan en lugar de emigrar a Estados Unidos.

El representante comercial de Estados Unidos, Robert Lighthizer, en el centro, la canciller canadiense Chrystia Freeland, se fue, y el secretario de Economía mexicano Ildefonso Guajardo Villarreal se dirigió a los periodistas después de la cuarta ronda de conversaciones del TLCAN. A medida que comienza la quinta ronda, algunos empresarios mexicanos dicen que estarán bien, incluso si el histórico tratado de libre comercio se descarta. (Andrew Caballero-Reynolds / AFP / Getty Images)

Pero no todas las comunidades en México se sienten preparadas para la vida después del Tratado de Libre Comercio de América del Norte. Veintitrés años del tratado han afectado al país de manera muy desigual, y lo que funciona para San Luis Potosí puede no aplicarse en otros lugares.

En los últimos cinco años, esta ciudad ha experimentado un crecimiento económico del 5 por ciento y ha atraído $ 6 mil millones en inversión extranjera. Pero el país en su conjunto ha encontrado que el TLCAN es menos gratificante, promediando una anémica tasa de crecimiento del 1,2 por ciento per cápita de 1994 a 2016, ya que las ganancias en el norte industrializado fueron canceladas por el estancamiento en el sur rural.

El canciller mexicano, Luis Videgaray, dijo que “no será el fin del mundo” si se descarta el tratado.

“México es más grande que el TLCAN”, dijo a los periodistas en octubre. “Por supuesto, creemos que esta es la mejor situación económica para el país, con una buena renegociación. Pero si eso no se logra, tendremos que estar listos “.

México se encoge de hombros ante las amenazas de Trump de desechar el TLCAN ]

Ese sentido de confianza está lejos de ser unánime. En el corto plazo, la moneda de México probablemente se deprecie después del TLCAN, elevando los precios localmente. La Comisión Económica para América Latina y el Caribe prevé que la economía del país se contraerá 1.9 por ciento sin el acuerdo. También existe preocupación sobre cómo los inversores reaccionarían en su ausencia.

“Los flujos de inversión se desacelerarían un poco”, dijo Jonathan Heath, ex economista jefe para Latinoamérica de HSBC. “Si nos fijamos en la inversión privada, básicamente ha sido plana durante el último año y medio. Una buena explicación para eso es la incertidumbre en torno al TLCAN “.

En un informe publicado el lunes, el Fondo Monetario Internacional también expresó sus dudas sobre la economía de México si el tratado finaliza, señalando que “impedimentos sustanciales al comercio bilateral podrían tener un impacto significativo en los mercados financieros, la inversión y el crecimiento”.

Otros dicen que es probable que la clase empresarial de México saque su dinero del país si termina el TLCAN, como lo ha hecho durante períodos previos de turbulencia.

“Dentro de cinco minutos, habrán transferido todo su capital al exterior. Habrán apostado todo contra el peso “, dijo Federico Estévez, profesor de ciencias políticas en el Instituto Tecnológico Autónomo de México. “Y habrán puesto fin a todos los proyectos de inversión para los próximos dos años”.

San Luis Potosí una vez se clasificó entre las áreas más pobres del norte de México, conocido por poco más que peyote, tuna y minería de plata.

Aumentó en virtud del TLCAN, aprovechando su geografía ideal: se encuentra aproximadamente equidistante de Ciudad de México y Monterrey y ofrece fácil acceso tanto a las costas como a la frontera con los Estados Unidos, así como a su infraestructura existente y abundante mano de obra barata. A mediados de la década de 2000, llegó el sector del automóvil, comenzando con una planta de General Motors.

Con las elecciones de Trump y los rumores sobre el futuro del TLCAN, ha habido reveses, incluido el de Ford, que desconectó una planta de fabricación planificada en enero. Sin embargo, eso fue compensado por el fabricante de automóviles alemán BMW que dijo que continuaría construyendo su propia planta en San Luis Potosí, cuya inauguración está prevista para 2019.

A pesar de las reversiones de este año, el gobernador del estado de San Luis Potosí, Juan Manuel Carreras López, señaló que “hemos tenido los mejores números de creación de empleo que hemos tenido”.

Ese es el modelo que los ejecutivos de negocios mexicanos esperan: si los inversores y los mercados estadounidenses retroceden, otros países tomarán su lugar.

Dado que México ha firmado tantos acuerdos de libre comercio con otros países, según los analistas, la fabricación en México todavía tiene sentido para muchas empresas automotrices, incluso sin el TLCAN.

“Actualmente hay empresas, principalmente europeas y asiáticas, que están muy interesadas en San Luis Potosí”, dijo Héctor Soto, director del Grupo Automotriz de San Luis Potosí, una organización de promoción de la industria.

Soto proyecta que el número de proveedores que invierten en el estado alcanzará 330 en 2020, frente a las 230 empresas que operan actualmente y 40 cuando GM llegó en 2006. Incluso las firmas estadounidenses siguen mostrando interés, según Soto, quien recibió a una delegación de Michigan en Octubre.

“Independientemente de lo que ocurra con el TLCAN”, dijo Soto, “las cadenas de suministro están tan integradas que son difíciles de romper”.

Vidales, el empresario, creció el undécimo de 16 niños en una familia católica piadosa. Entre otros proyectos, fundó un negocio de fabricación personalizado, Evolt de México, con un hermano menor, Otoniel.

“Adoptamos las mejores prácticas comerciales” de las empresas que invierten en San Luis Potosí, dijo Vidales, luciendo como el empresario ingeniero en un traje de carbón con un bolígrafo entre los botones de su camisa.

Otoniel, de 36 años, se expandió en el sentimiento. “Será solo una transición”, dijo acerca de la posible desaparición del TLCAN. “Estamos listos ahora. Sabemos cómo hacer las cosas. Estamos muy americanizados “.

En un parque industrial a lo largo de la concurrida autopista 57, la llamada autopista NAFTA que conecta la ciudad de México con la frontera estadounidense, los trabajadores admiten opiniones contradictorias sobre el tratado que cambió sus vidas.

“El precio de todo sube, pero nuestros salarios siguen siendo los mismos”, dijo Oscar Ruiz, de 33 años, conductor de una fábrica de cajas, que gana aproximadamente $ 85 por semana más horas extra. “Es un cambio notable aquí [desde que se firmó NAFTA], pero nuestra situación económica personal sigue siendo la misma. Tengo que trabajar 40 horas adicionales a la semana para llegar a fin de mes “.

Sin embargo, persisten las preocupaciones sobre lo que podría suceder después del TLCAN, que todavía es visto positivamente por el 60 por ciento de los mexicanos.

Carlos del Pozo, de 41 años, una vez lavó los platos en el área de Dallas, pero regresó a San Luis Potosí, estudió ingeniería de sistemas y ahora gana $ 1,400 al mes con un fabricante de autopartes.

“Tengo miedo de volver a ser pobre nuevamente”, dijo mientras trataba de vender un Volkswagen Jetta en un mercado dominical de autos usados ​​en los que usaba la luz de la luna. “Va a ser una crisis”.

Fuente:

WASHINGTON POST-USA

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Tasa de Cambio
Precios Combustibles
Buques

Categorías

Fotoreportajes

A %d blogueros les gusta esto: