«Las monedas seguirán existiendo, pero cambiará su concepción»

Deja un comentario

julio 5, 2017 por aduanasrd01

14987551698766
El vicepresidente senior de Innovación de Visa, Bill Gajda, cree que el ‘blockchain’ y los ‘smart contracts’ serán un paradigma para la creciente economía informal
Fue, por primera vez, en 2016 cuando se llegaron a efectuar más pagos electrónicos que en efectivo. El dato es tan sólo un reflejo de la transformación de una sociedad en la que cada vez más gente sale a la calle sin su cartera. «Si vas a echar combustible o a aparcar, dentro de poco podrás pagar con el coche. Podemos pagar con nuestro teléfono y lo haremos también con nuestro reloj. El smartphone es ya el centro de nuestros hábitos y se convertirá en el núcleo de los pagos digitales», afirma Bill Gajda, vicepresidente senior de Innovación y Alianzas Estratégicas de Visa.
Transcurrirán entre uno o dos años hasta que los pioneros realicen pagos con normalidad a través de múltiples dispositivos, según estima Gajda. Aun así, con insistencia, distingue cuál será el porvenir de los medios de pago frente al del dinero. «Los gobiernos comenzarán a imprimir menos dinero, por tanto, habrá menos en circulación. Pero el euro o el dólar existirán como divisas y tendrán un valor relativo con respecto a otras monedas», augura. Al final, no se trata de que vayan a desaparecer las monedas como tal, sino «lo que pensamos sobre ellas».
Serán habilitadores de tal cambio las fintech, el bitcoin -o moneda digital- y, en consecuencia, el blockchain -que no es más que la red que registra todas estas transacciones digitales-. Con todo, estas dos últimas tecnologías no estarán destinadas al consumidor. Su principal aplicación se encontrará en el ámbito de los negocios debido a la complejidad que entrañan, estima Gajda.
Por eso, un ejemplo donde la tecnología del blockchain entrará de lleno serán todos aquellos pagos informales: «Si quieres pagar a tu jardinero en vez de usar efectivo o un cheque, literalmente efectuarás un ‘smart contract’ y le transferirás la cantidad a su cuenta en cuestión de segundos», dice. «Este tipo de economía informal se beneficiará de ello».
Gajda dibuja otro escenario, el del Internet de la Cosas. En él, millones de dispositivos se hablan unos con los otros. Cada uno integrará una suerte de token de Visa para efectuar transacciones y el blockchain desempeñará un papel fundamental.
«A nivel de electricidad, las operaciones serán muy pequeñas, en torno a los 10 céntimos. La red actual no está realmente diseñada para esa transacción», expone. Pero el blockchain permite agregar transacciones y grabarlas de forma precisa. «Aunque la cifra ascienda a 5.000, todas son verificables en esta capa digital y se realizan de Visa a Visa».
En medio de toda esta transición -tecnológica y social-, el directivo aclara que la multinacional no está cambiando su modelo de negocio. Mira, eso sí, hacia los nuevos modelos de economía colaborativa y atisba una evolución en la manera de ejecutar transacciones. «Para pagar a sus conductores, Uber envía dinero una vez por semana a su cuenta. Con estos nuevos sistemas, el conductor podría sacar dinero de su cuenta y ponerlo en su tarjeta Visa cada vez que quisiera, incluso mientras conduce», avanza Gajda.
Si bien Visa está implicada en tecnologías NFC -para el pago por móvil- o de pago contactless, pone ahora especial interés en la biometría, que dotará de seguridad a todas las transacciones. Incluso, en colaboración con Amazon, estudian la manera de trasladar la inteligencia artífical de Alexa a una interacción por voz. Su pretensión no es otra que llevarlo hasta la banca, en donde el usuario pueda, verbalmente, abrir una cuenta, pagar facturas o transferir dinero. Todo ello, utilizando un código pin verbal.
Inscrito dentro de esta colaboración con los bancos, Gajda apuesta por que la siguiente revolución de los pagos estará en desarrollar modelos basados en APIS. «La manera en que hoy funcionan los pagos es emergente. Se denominan ‘pull payments’ y en ellos se saca dinero de una cuenta. No obstante, es con los ‘push payments’ cuando aparece la posibilidad de enviar dinero desde mi cuenta a una tarjeta Visa. Implicará una gran transformación», dice.
De las múltiples facetas de la biometría, la multinacional está implicada desde la huella dactilar al reconocimiento de la mano, el escaner del iris del ojo, reconocimiento facial o la forma de caminar que, asegura Gajda, es característica de cada individuo.
De hecho, una de las inversiones estrella de Visa es una startup que realiza reconocimiento de las venas: «Son distintas en cada persona. Puede autentificar al usuario al realizar pagos con un reloj inteligente. La tecnología realiza el reconocimiento del patrón de las venas del usuario previamente a proceder con el pago».EL MUNDO-ESPAÑA

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Tasa de Cambio
Precios Combustibles
Buques

Categorías

Fotoreportajes

A %d blogueros les gusta esto: