Industria textil ofrece lecciones mientras EE.UU. considera proteccionismo en sector de metales

Deja un comentario

junio 29, 2017 por aduanasrd01

El secretario de Comercio de EE.UU Ross, quien está investigando las importaciones de acero y aluminio, estuvo en el centro del cambio global en la industria textil.

image_content_8424506_20170627152349

En julio de 2005 un aguacero azotó a los bailarines durante la ceremonia de inauguración de la construcción de una nueva fábrica en las lodosas llanuras de Jiaxing, justo al oeste de Shanghái. KC Chou. El inversionista principal, intentó mostrar el lado positivo de las cosas ofreciendo un proverbio que sostiene que la lluvia simboliza el dinero. A su lado su socio estadounidense, el inversor Wilbur Ross, se asomó por debajo de un paraguas.

La fábrica de mezclilla en Jiaxing fue diseñada para reemplazar la manufactura realizada en Greensboro, Carolina del Norte, históricamente un centro para la fabricación textil de EE.UU., donde el Sr. Ross recientemente había comprado Burlington Mills y Cone Denim para crear su International Textile Group (ITG). Pero había un problema. Los envíos de textiles chinos a EE.UU. habían aumentado tanto — cuando un sistema de cuotas globales había expirado — que EE.UU. estaba a punto de imponer medidas de salvaguardia especiales, para ganarles más tiempo a los fabricantes textiles de EE.UU. para ajustarse al aumento.

El Sr. Ross no estaba perturbado. “La imposición de las salvaguardas es una tontería. Las medidas de salvaguardia que ha impuesto nuestro gobierno no traerán de vuelta el trabajo textil a EEUU”, dijo en una entrevista después de la inauguración. “Lo único que sucederá es que cualquier país que sea el productor de menor costo obtendrá ese negocio”.

Doce años más tarde el Sr. Ross, ahora secretario de Comercio, está supervisando una revisión de 100 días de la relación comercial con China que termina el 15 de julio. También está liderando una investigación de las importaciones de acero y aluminio de EE.UU. — incluyendo las importaciones de China — en virtud de una cláusula que permite a los presidentes bloquear las importaciones consideradas como un riesgo para la seguridad nacional. Con estas investigaciones, la administración de Trump está en la cúspide de sus primeras acciones proteccionistas. Pero la historia de la fábrica de mezclilla en Jiaxing y las industrias textiles de los dos países ofrecen un ejemplo educativo.

Los textiles no han estado incluidos en las investigaciones comerciales de la administración de Trump este año, en parte porque el comercio de textiles es una calle de dos vías. En una década, las exportaciones chinas a EE.UU. han crecido enormemente, como los negociadores comerciales temían en ese momento. Sin embargo, inesperadamente, China es también el cuarto mercado más grande para las exportaciones de textiles de EE.UU..

Ha habido enormes pérdidas de empleos en EE.UU.. Entre 1995 y 2016 el número de estadounidenses empleados en el sector textil y de prendas de vestir cayó de 1.5 millones a 565,000. La mayoría de los trabajadores que perdieron su trabajo fueron las mujeres en el sur del país. China ha conseguido una cuota de mercado aún mayor a nivel mundial. En 2005, representaba una cuarta parte de las exportaciones de ropa y textiles del mundo. Esa cifra alcanzó alrededor del 40 por ciento en 2014.

Pero incluso en 2005 ya habían comenzado los cambios. Mientras que la fábrica de Jiaxing estaba en construcción, el aumento de los costos de mano de obra en los centros costeros de fabricación ya estaba conduciendo la fabricación de textiles de bajo valor al interior hacia las provincias más pobres. En 2011, el Grupo Novel del Sr. Chou vendió su parte de la fábrica de mezclilla en Jiaxing a ITG, que el Sr. Ross vendió poco antes de las elecciones presidenciales del año pasado.

Los inversores textiles chinos también habían comenzado a trasladarse a otros países. Ese cambio no ha sido tan obvio en EE.UU. (aunque es mucho más probable que las camisetas estén etiquetadas como “Hecho en Turquía”, Bangladesh o Vietnam) porque la participación de China en las importaciones estadounidenses ha disminuido ligeramente, alcanzando el 38 por ciento.

Tampoco ha sido evidente a nivel mundial, porque el mercado textil global ha crecido. Pero en general, el valor de las exportaciones de textiles de China alcanzó su máximo en 2014 y podría caer de manera bastante dramática en los próximos años.

¿Qué tiene eso que ver con el acero y el aluminio? Los metales son enormemente sobre-suministrados en China, y el exceso enturbia los mercados internacionales. En cada una de estas industrias, China ahora representa la mitad de la oferta mundial.

A simple vista, la dinámica industrial de los metales es totalmente diferente a la de los textiles. La principal ventaja de China con respecto a los textiles era el salario; en el sector de metales, su aumento de capacidad se relacionó con menores costos de insumos, plantas nuevas y más eficientes, y la voluntad de operar con márgenes más pequeños (o incluso con pérdidas) para pagar la deuda.

Pero en otro nivel, las disputas comerciales sobre los metales se relacionan con los salarios y la ventaja manufacturera de China. Las lavadoras, bicicletas y herramientas de jardinería se fabrican en China con acero chino y se exportan a EE.UU.. La industria automotriz china, que está dominada por empresas conjuntas con fabricantes de automóviles extranjeros que utilizan acero y aluminio de fabricación china, ahora está mirando hacia los mercados de exportación para seguir creciendo. La fabricación de aviones — otro consumidor de aluminio — se ha trasladado a China.

La realidad es que aumentar los aranceles sobre las importaciones de acero y aluminio en EE.UU. probablemente aumentaría los precios en el país y los deprimirían internacionalmente. Y eso sólo aumentaría la ventaja de costo de los fabricantes en China y en otras partes del mundo sobre EE.UU..

Eso ayudaría a China a incrementar su cuota de mercado global en las industrias de automóviles y de bienes de consumo. Y los aranceles que aumenten los costos de los insumos de los fabricantes estadounidenses sólo perjudicarían su competitividad y uno de los principales objetivos económicos de la administración de Trump.

En Jiaxing en 2005, el Sr. Ross ofreció algo de sabiduría: “China se ha convertido en un símbolo de los problemas para las manufacturas de EE.UU. y los problemas de la balanza comercial”, dijo. Eso aún es cierto. Ahora que él es secretario de comercio debe tener cuidado con lo que hace para abordarlo. Los negociadores comerciales de la UE y México están en la Ciudad de México esta semana para la última ronda de conversaciones sobre la mejora de un acuerdo comercial de 2000. La esperanza es que se puedan concluir las negociaciones para finales de año. ¿La razón principal de la urgencia? Ambas partes parecen ansiosas por utilizar el acuerdo para fortalecer sus posiciones ante la administración de Trump. Los funcionarios mexicanos han puesto sus miras en las próximas conversaciones para renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte con EE.UU. y Canadá. Del mismo modo, las conversaciones sobre un masivo acuerdo comercial entre EE.UU. y la UE iniciadas durante la administración de Obama han estado congeladas desde que el Sr. Trump asumió el cargo. FINANCIAL TIMES

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Tasa de Cambio
Precios Combustibles
Buques

Categorías

Fotoreportajes

A %d blogueros les gusta esto: