Bruselas anuncia recortes en el presupuesto de la UE para compensar el agujero del ‘Brexit’

Deja un comentario

junio 29, 2017 por aduanasrd01

14986776816388

Apenas una semana después del inicio de las negociaciones con Reino Unido para definir su salida de la UE, el balance en Bruselas es claro: o se buscan nuevas formas de financiación o habrá que hacer recortes. Así lo ha advertido esta mañana el comisario de Recursos Humanos y Presupuesto de la Unión Europea, el alemán Günther H. Oettinger, tras presentar el documento de reflexión sobre el futuro de las finanzas de la UE de los 27.

El escrito busca reducir el impacto que el ‘Brexit‘ tendrá sobre el presupuesto europeo y que se estima entre 10.000 o 12.000 millones de euros anuales, sin contar los nuevos desafíos presupuestarios de la Unión hasta 2020. Un agujero que sólo ofrece dos posibilidades: hacer recortes o aumentar las contribuciones de los Estados Miembros, una opción que muchas capitales no contemplan. Pero también abre la puerta a que haya “incentivos para apoyar las reformas estructurales”. Una forma de que los Estados pongan en marcha las recomendaciones e incluso exigencias de la Comisión Europea, algo que normalmente supone un largo proceso de negociación y presión. Unas “recompensas financieras” que podrían salir de los fondos de cohesión u otras partidas y directamente relacionadas con recomendaciones específicas.

La Unión Europea afronta dos retos en el futuro que afectan directamente a su presupuesto, que ronda los 155.000 millones de euros anuales y apenas alcanza el 1% del total de la inversión pública en la UE. Por un lado, la salida de Reino Unido de la Unión. El Comisario Oettinger calcula el agujero que dejará el ‘Brexit’ en unos 10.000-12.000 millones de euros. De ahí que Bruselas haya puesto el ordenamiento financiero, la famosa ‘factura del Brexit’, que podría llegar a 100.000 millones de euros, como prioridad en la negociación

Por otro lado, la UE contempla nuevos desafíos a los que responder con políticas europeas que requieren una notable inversión. La Comisión hace referencia particularmente a los aspectos de Seguridad y Defensa, el control de fronteras, la lucha contra el terrorismo, la gestión de la crisis migratoria, las políticas humanitarias y de desarrollo y la lucha contra el cambio climático. Un gasto adicional que se suma al agujero financiero que deja el ‘Brexit’ y para que el que las arcas europeas no están preparadas.

Por eso la Comisión plantea la necesidad de hacer recortes, encontrar nuevas formas de financiación, que en la práctica implican ampliar la capacidad recaudadora de la Unión, y gastar mejor.

La PAC y los fondos de cohesión, en el punto de mira

Las dos principales partidas presupuestarias de la UE son la Política Agrícola Común (PAC) y los fondos de cohesión, que representan el 39% y el 34% respectivamente. Y la Comisión quiere meter a ambos la tijera. Respecto a la PAC, Bruselas plantea reducir los pagos directos a las grandes explotaciones o la cofinanciación nacional. Una medida similar, cofinanciación nacional y regional, propone la Comisión para los fondos de cohesión, de los que se benefician esencialmente los países del Este pero también España. Además, Europa amenaza con revisar los criterios y ligar la concesión de los fondos a otros retos de la Unión como la lucha contra el cambio climático o la gestión de la crisis migratoria. Esto deja abierta la puerta a la iniciativa del Parlamento Europeo que instaba a la Comisión a retirar los fondos de cohesión a aquellos Estados miembros que no cumplieran con los compromisos de acogida de refugiados.

Un mensaje contundente con la mirada puesta en Europa del Este, en los miembros del llamado Grupo de Visegrado (Polonia, Hungría, República Checa y Eslovaquia), lo más reacios a acoger refugiados y que han provocado que muchos en Bruselas pidan ligar el cumplimiento de lo acordado con la recepción de fondos estructurales, para que se mire la UE no sólo como un club que da beneficios, sino también que exige deberes.

De la reducción del presupuesto se libran esta vez los funcionarios europeos. El documento considera que ya se hicieron recortes en su día y que la correcta implementación de las políticas de la UE depende precisamente de un eficiente cuerpo de funcionarios. Al contrario, el documento, lejos de poner a los funcionarios en el ojo del huracán, insiste en la necesidad de establecer unas condiciones de trabajo en la UE lo suficientemente atractivas a los jóvenes talentos europeos.

Nuevas posibles fuentes de financiación

La UE necesita más fondos para afrontar el agujero del ‘Brexit’ y la financiación de las nuevas políticas europeas en el horizonte. Una opción sería aumentar la contribución de los Estados miembros al presupuesto. Esta opción parece poco probable, aunque los receptores no quieren perder fondos europeos, los contribuyentes netos -Alemania, Holanda, Austria…- no parecen muy dispuestos a aumentar su carga.

La posibilidad que plantea la UE pasa por aumentar los recursos propios. Para ello, Bruselas tiene unas cuantas propuestas sobre la mesa. Entre otras cosas, la Comisión incluye en su documento la creación de un impuesto a las transacciones financieras, que podría ayudar a fortalecer el Mercado Único y la lucha contra la evasión fiscal, o nuevas tasas sobre la electricidad y los carburantes que dedicar a la lucha contra el cambio climático. Además, la Comisión también propone que aquellos recursos que provienen directamente de políticas europeas como el comercio de emisiones o el coste por atravesar la frontera europea, sirvan para ampliar el presupuesto.

¿Gastar menos pero gastar mejor?

El documento de la Comisión insiste en la necesidad de que la inversión europea se centre en áreas con un alto valor añadido. Además considera, dadas las circunstancias, que la inversión de los fondos europeos debe ser también más flexible para poder responder correctamente a posibles crisis y eventos que no hayan sido previstos y en este sentido, apuesta también por simplificar la carga administrativa, con el objetivo de no desalentar a los ciudadanos europeos de solicitar fondos europeos. Subraya también el texto que el presupuesto debe ser transparente, sometido a un exhaustivo control democrático y a una buena gestión.

El documento sobre el futuro de las Finanzas de la UE se enmarca en la reflexión lanzada por la Comisión Europea tras la presentación de su ‘Libro Blanco’. Este texto se suma a los otros cuatro que el ejecutivo europeo ha presentado en los últimos meses y que define la Europa de los 27, según la Comisión Juncker: la dimensión social de Europa, encauzar la globalización, profundizar en la Unión económica y monetaria y futuro de la defensa europea.

EL MUNDO-ESPAÑA

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Tasa de Cambio
Precios Combustibles
Buques

Categorías

Fotoreportajes

A %d blogueros les gusta esto: