Escandalosa evasión fiscal

 

Los operadores de courriers tienen muchas cosas qué explicar antes de pretender que la justicia les ampare un negocio evidentemente turbio que desnaturaliza facilidades aduanales legítimas para la importación de productos menudos con valor por debajo de los 200 dólares.

El director de Aduanas, Fernando Fernández, acaba de aportar datos sobre esas operaciones fraudulentas, que en cualquier caso habrá de llevar a la cárcel a muchísima gente por algunos de los delitos perseguidos con mayor rigor en todas partes del mundo.

Lo peor es que la mayoría de la población entiende que “la voracidad fiscal del gobierno” es la real causante de la disposición que regula la importación de mercancías de bajo coste que usualmente procuran sectores de clase media como mecanismo legítimo de defensa.

La realidad es que las autoridades sólo buscan detener una chorrera evasiva que ha hecho multimillonarios a unos pocos a costa del Erario que en los últimos cuatro años ha visto escapar más de 20 mil millones de pesos en una actividad fraudulenta agravada con delitos criminales como lavado de activos, contrabando y tráfico de sustancias ilegales.

Hay un dato concluyente aportado por el director de Aduanas– fuera de las acciones de carácter criminal que deberá mover el ministerio público–, en lo referente a las irregularidades de ese negocio: El 88 por ciento de las mercancías declaradas por los courriers al amparo de la categoría B del régimen aduanal que permite la liberación impositiva a las importaciones menores de 200 dólares, precio FOB, tienen subvaluaciones superiores al 500 por ciento… … Y el restante 12 por ciento de esas mercancías fueron subvaluadas en más del 5 2por ciento de su coste real.

Entre 10 y 20 dólares
El director de Aduanas reveló que el 8 2por ciento de las mercancías traídas al país mediante ese mecanismo de importación fueron declaradas por valores entre los 10 y 20 dólares, algo que desmiente la lógica más elemental y el más simple sentido común.

“¿Cómo se explica que casi la totalidad de esas transacciones tengan los mismos precios, es decir 10 y 20 dólares, así redondos, sin algo menos o más que esas cifras…?”, se preguntó el funcionario.

Y tiene toda la razón… Porque desde los tiempos de los fenicios en todas partes del mundo los precios de las mercancías han tenido décimas y centésimas, en particular cuando se trata de declaraciones aduanales que exigen precisiones y sumas absolutas.

¡Y eso no es nada…!
Lo de las evasiones aduanales será lo mínimo cuando se profundice en la turbidez de un negocio que apenas es ahora cuando empieza a auscultarse y el bisturí ni se aproxima al tumor canceroso.

El Ministerio Público y las agencias contra el lavado de activos y antinarcóticos acaban de ser apoderadas de miles de cheques– la mayoría innominados, algunos en blanco y sin beneficiario específico–, decomisados por la Dirección de Aduanas en varias agencias de courriers investigadas en medio del escándalo.

Lo que se cree es que las autoridades han caído sobre la pista de uno de los más grandes negocios ilegales descubiertos en los últimos años y que detrás de el se encuentran figuras de renombre en el mundo empresarial dominicano.

¡Este escándalo es ahora cuando empieza… Apenas se ha tirado de una punta del ovillo!

Por  César Medina
lobarnechea1@Hotmail.com

Listin Diario 

 

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s